El muelle de San Juan. (GFR Media)

Aun cuando prevén que el posible paso cercano de la tormenta tropical Dorian tenga un impacto mínimo en las operaciones de los muelles de carga en San Juan, líderes de empresas navieras aseguraron ayer que activaron sus planes de contingencia y están listos para reanudar la entrada de mercancía a la isla lo más pronto posible después del ciclón.

“Al presente, no hay ningún tipo de atraso con la entrada y salida de barcos a este momento”, sostuvo ayer en la tarde Salvador Menoyo, vicepresidente de Logística de Crowley para Puerto Rico y el Caribe.

“Dentro de nuestros terminales, tanto en Puerto Rico como en Islas Vírgenes, hemos comenzado desde el sábado a activar nuestro plan de contingencia de huracanes, un protocolo muy detallado de lo que hay que hacer para asegurarnos de que el terminal esté listo para resistir vientos de tormenta, que los contendedores estén seguros y podamos garantizar que haya continuidad de negocio luego del paso de un evento meteorológico”, añadió Menoyo. “Los barcos que están de camino a Puerto Rico o de regreso de Puerto Rico a Estados Unidos están aplicando su planificación de ‘heavy weather’ para mantenerse a una distancia segura del mal tiempo”.

Eduardo Pagán, vicepresidente y gerente general de Tote Maritime para el Caribe, indicó que los preparativos incluyen asegurar los sistemas de anclaje a tierra de las grúas que sacan la carga de los barcos, así como posicionar los contenedores que están en el terminal para evitar que resulten con daños.

“Tenemos nuestros propios generadores eléctricos para correr todas operaciones, incluyendo las grúas”, informó Pagán. “También tenemos protocolos para registrar la carga y entregarla sin que la falta de sistema (computarizado) se convierta en un problema”.

Pagán, quien también preside la Asociación de Navieros de Puerto Rico, recordó que después del paso de un fenómeno atmosférico de gran envergadura, como lo fue el huracán María en 2017, aumenta la demanda de mercancía, sobre todo artículos de primera necesidad. A modo de ejemplo, dijo que en una semana normal pueden entrar aproximadamente 6,000 contenedores a la isla a través de los muelles de San Juan, cantidad que puede subir a 8,000 a la semana después del impacto de un fenómeno atmosférico como María.

En el caso de Crowley, José Nazario, director del terminal de San Juan, planteó que “para María teníamos servicio de barcazas que tardaban de seis a siete días en ir de Jacksonville (Florida) a San Juan, mientras que ahora tenemos dos barcos que tardan dos días y medio, por lo que podemos reaccionar más rápido a la emergencia”.

Mientras, Pagán contó que Tote Maritime y otras empresas navieras tienen arreglos de contratación para traer a la isla más embarcaciones, equipos y contenedores en caso de que aumente la demanda de mercancías. “Hacemos planes a base de ese número (8,000 contenedores semanales), aunque probabilidad se vuela a repetir es bajita”, dijo.

Argumentó que ahora la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) cuenta con cinco veces más inventario en Puerto Rico que antes de María, aparte de que los comercios tienen más inventario ahora en la isla que en aquel entonces. Por eso entiende que no se requerirá la llegada de tantos contendores de carga después del paso de Dorian.

“Como precaución, corremos el protocolo como si fuera a venir otro María, aunque sea un sistema que no luce que vaya a afectar mucho nuestras operaciones”, dijo sobre Dorian, cuyo centro se prevé pase al suroeste de la isla.

Sin cambios en los vuelos desde el aeropuerto internacional

En el caso del aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín, en Isla Verde, Jorge Hernández, principal oficial ejecutivo de Aerostar (empresa que lo administra), informó que hasta ayer en la tarde no se había reportado cambios en los itinerarios de vuelo por causa del posible paso de la tormenta. A través de su portavoz, Damarisse Martínez, informó que “según pasan las horas, Aerostar va activando diferentes fases en su plan de contingencias interno del aeropuerto”.

Agregó que los generadores eléctricos fueron reabastecidos y cuentan con resguardos adicionales de combustible, para evitar interrupciones en el servicio por falta de electricidad. “Se adquirieron equipos de aire acondicionado portátiles y abanicos industriales en caso de que se requiera, por falta de electricidad, mantener una temperatura adecuada en el aeropuerto”, dijo Martínez.

Se urgió a quienes tengan vuelos programados para hoy y mañana que se mantengan en contacto con sus líneas aéreas para enterarse de cambios en los itinerarios. 


💬Ver 0 comentarios