El centro comunal, la cancha y el parque de pelota que líderes de Cialitos lograron alquilar serán usados para ofrecer talleres sobre la creación de microempresas, entre otras cosas. (Suministrada)

Ciales - Luego de tres años de pleito legal, la comunidad Cialitos, de este pueblo, sumó una victoria al lograr el arrendamiento de un centro, la cancha bajo techo y el parque de pelota, para el beneficio de los 1,200 vecinos del barrio.

La infraestructura, que estaba en desuso y deterioro, ubicada en seis cuerdas de terreno, aún pertenece al Municipio de Ciales, pero será arrendada a la comunidad por $1 al año.

“Rescatamos esto porque sabíamos que era un diamante que había que pulir y había que hacerlo accesible a las comunidades nuevamente”, manifestó Devora Colón, secretaria de la organización Acción Comunitaria de Cialitos.

Para Jaime Matos, líder comunitario en la entidad, la disputa legal para obtener las llaves del centro se tornó más difícil y prolongada de lo que pensó, sobre todo, luego del paso del huracán María, cuando el protocolo de arrendamiento estuvo detenido por varios meses. Sin embargo, el espacio fue utilizado como centro de acopio y suministros de primera necesidad. Mientras, el parque sirvió como zona de aterrizaje para los helicópteros de la Guardia Nacional.

“Este centro fue de gran beneficio después de María. Yo me siento bien orgulloso de mi barrio y sigo luchando por él todo el tiempo. Ha sido duro conseguir esto aquí. Hemos estado trabajando día a día para tener este centro. Pero hemos logrado mucho y esperamos lograr mucho más”, reconoció Matos.

Una vez obtuvieron las llaves del centro, para mediados de agosto, la comunidad comenzó con la limpieza profunda en los interiores y las zonas verdes y recreativas que lo rodean. Los vecinos, con la mentoría de la organización Para la Naturaleza, construyeron un huerto en el que siembran productos menores como parcha, lechuga, cilantrillo y ajíes.

Colón destacó, durante una conferencia de prensa celebrada en las instalaciones del centro comunitario ya rehabilitado, que el espacio también está equipado para funcionar con energía renovable a través de 20 paneles solares instalados por el equipo de Para la Naturaleza, en colaboración con la organización Puerto Rico x Puerto Rico (PR x PR). También, se instalaron seis baterías de almacenaje que son utilizadas para producir energía, aunque no haya sol.

Ambas organizaciones sin fines de lucro también se encargaron de capacitar el centro para la recolección y almacenamiento de lluvia para su uso posterior. Este sistema se logra por medio de unos conductos localizados en el techo del centro, que sirven como canales que transportan el agua hasta la cisterna con capacidad de almacenar 1,000 galones. Luego, la cisterna bombea el agua hasta pasar por el sistema de purificación y hacerla apta para su consumo.

“Aprovechar los recursos”

Para facilitarle a la comunidad el mantenimiento de los equipos sustentables, tanto las placas solares como el sistema de agua y baterías son productos hechos en Puerto Rico y sus piezas pueden conseguirserápido y a bajo costo.

“Lo que queríamos era que los equipos fueran económicos y que sus piezas se pudieran conseguir localmente. Porque no es factible tener que pedir piezas a los Estados Unidos que son más caras y tardan en llegar. También, queríamos evitar químicos y aprovechar los recursos naturales que tenemos disponibles. Agua y luz tenemos muchísimo, pero a veces no nos enfocamos en lo que tenemos”, explicó a El Nuevo Día el coordinador de proyectos de los centros resilientes de Para la Naturaleza, Andrew Ferenczi Colón.

Ahora, la apuesta de los vecinos es equipar el centro con una cocina comunitaria, aire acondicionado, restauración de baños y reparación de filtraciones. Una vez culmine el proceso de capacitación, el centro ofrecerá una gama de talleres, enfocados en la educación, reciclaje, microempresarismo y agricultura. Además, una de las mayores prioridades es utilizar la cancha y el parque para fomentar el deporte entre los niños y jóvenes del barrio.

“Queremos ofrecer talleres para que la comunidad pueda crear sus propias microempresas. También, tenemos una necesidad real de sacar a los más pequeños de sus casas para que hagan deportes. Tendremos ferias de salud para los más mayores y haremos un comedor comunitario para que las personas que están solas y no pueden hacerse su comida, tengan alimento caliente todos los días”, dijo la secretaria de Acción Comunitaria de Cialitos.

Donde ahora ubican el centro comunal y la zona recreativa del barrio Cialitos, para 1963 era un terreno baldío que se usaba como vertedero para autos en desuso. No fue hasta que Juan Ayala, de 82 años, y conocido entre los vecinos como Nitín, tuvo la visión de convertirlo en un espacio de reunión para la comunidad.

La construcción se logró en 1968, cuando el alcalde de Ciales, para aquel entonces, otorgó $79,000 para la edificación del área recreativa.

Más incentivos para proyectos

Además de la capacitación del centro comunitario en Cialitos, la organización Para la Naturaleza, junto a PR x PR y su donación de $100,000, beneficiarán a tres centros más en Adjuntas, Cataño y Manatí. Estos centros son Fundación Unidos para Servir, Caras con Causa y Centro Paz para Ti.

El Centro Paz para Ti es un proyecto de la organización Coordinadora Paz para la Mujer en el barrio Yahuecas, en Adjuntas. Por medio de esta iniciativa, el centro busca ofrecer servicios educativos para el desarrollo integral de las mujeres de la región central oeste.

Mientras, Fundación Unidos para Servir se enfoca en los talleres educativos de diversas índoles donde el ciudadano adquiere conocimientos y destrezas para mejorar sus propios recursos, capacidad productiva y capacidad intelectual.

Por su parte, Caras con Causa se caracteriza por impulsar el desarrollo comunitario para erradicar la pobreza a través de la educación, ecología y el desarrollo económico en comunidades del municipio de Catañoy Guaynabo.


💬Ver 0 comentarios