Residentes de distintos barrios en la Ciudad Señorial realizaron la protesta al conocer sobre el almacén que contenía suministros de emergencia y que no fueron repartidos

Ponce - Alrededor de 200 manifestantes respondieron hoy, domingo, a la convocatoria para protestar tras el hallazgo de un almacén repleto de suministros, que se quedaron sin ser repartidos a los damnificados por la emergencia provocada por los sismos.

Mari Costa, residente de Ponce, sonaba su cacerola mientras marchaba. Llegó hasta allí, dijo, "porque estoy harta de todos los abusos que se están cometiendo no sólo del huracán María para acá, sino desde siempre".

Asimismo, la ponceña Ana Morales se identificó como estadista aunque dijo que le avergüenzan las acciones recientes de las figuras públicas ligadas al Partido Nuevo Progresista (PNP).

"Tengo a mis hijos que tienen muchas necesidades. Nunca llegó la ayuda... Estamos aquí por todo", comentó a El Nuevo Día.

Con esa indignación coincidió Millie Torres, quien en una caja de pizza escribió su mensaje "Mayita renuncia".

"Hay gente en Guayanilla, Peñuelas, Yauco que están durmiendo en el piso... Hay muchos nenes durmiendo en el piso", dijo la residente de Ponce, quien expresó enojo por el hecho de que no se repartieron los catres guardados en el almacén.

Mientras tanto, desde el altoparlante un activista con camiseta de la Federación de Maestros de Puerto Rico (FMPR) lideraba el coro: "Mayita renuncia, Wanda renuncia", y "si me vuelven a mentir, el almacén yo vuelvo a abrir".

La presidenta de la FMPR, Mercedes Martínez Padilla, contó a este diario que una brigada de sus miembros, así como de Plena Combativa, Papel Machete, Jornada Se Acabaron Las Promesas y el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) se encontraban entregando ayuda y ofreciendo talleres de teatro en campamentos de refugiados en Guánica, Guayanilla y Peñuelas, por lo que culminaron su jornada allí.

"Es más que justo el reclamo de que hay un gobierno criminal que escondió suministros a la gente, suministros esenciales para vivir", mencionó Martínez Padilla.

Ernie Rivera Collazo, activista comunitario de Ponce, expresó por su parte: "El llamado es a la furia. No es decepción porque los gobiernos tradicionales nos han decepcionado siempre. Hay coraje y furia que es lo que nos trae a la calle".

En sus expresiones a la prensa, la alcaldesa Meléndez se desligó del hallazgo de ese almacén y dijo estar igualmente indignada con que se le haya enviado a Cabo Rojo y San Juan a buscar catres y botellas de agua, cuando en Ponce había un almacén con estos suministros. Aseguró que ella y los alcaldes del sur desconocían la existencia y ubicación de ese almacén, pues no había sido comunicado por el director destituido del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD), Carlos Acevedo.


💬Ver 0 comentarios