Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Aumentan los suicidios (horizontal-x3)
Tras el paso del huracán María por Puerto Rico, se han reportado nueve suicidios. (André Kang)

Hasta el día de ayer, nueve personas habían cometido suicidio desde el paso del huracán María por la isla, seis hombres y tres mujeres, entre las edades de 25 y 69 años.

Caguas, San Juan, Aguadilla, Canóvanas, Villalba y Vega Alta fueron los pueblos donde ocurrieron siete de los nueve sucesos durante el mes pasado. En lo que va de octubre, mientras tanto, ya se han reportado dos más, uno en San Juan y otro en Moca.

Estadísticas de la Policía de Puerto Rico denotan un alza en los suicidios reportados entre septiembre de 2016 (15) y septiembre de este año (22). En total, este año se han reportado 164 suicidios, 23 más que los registrados a la misma fecha del año pasado (141).

En su análisis sobre la situación, el doctor Julio Santana, rector de la Universidad Carlos Albizu, hizo referencia a una investigación sobre los efectos del huracán Katrina (2005) en las zonas afectadas. El estudio reveló que aquel desastre natural provocó un alza del doble de los suicidios e intentos de suicidios generalmente reportados.

Santana destacó que, además de los adultos mayores -población generalmente vulnerable a suicidios- los adultos entre 30 y 50 años también están a riesgo de cometer este acto.

“Muchos de ellos generan el sustento económico y social de la familia y, al tener pérdidas de empleos y casas, al tener que buscar apoyo para la compra de medicamentos y el cuidado de sus familias, en esta situación extrema se sienten incapaces de poder mantener y darle ese apoyo a su familia”, dijo el sicólogo clínico.

Al no encontrar soluciones inmediatas recurren a esta vía, lamentó Santana.

Por su parte, el doctor Carlos Rivera Lluveras, indicó que “son muchos los jóvenes adultos que han quedado desempleados tras el paso del huracán en sus áreas de trabajo, que han perdido negocios o han sufrido bienes materiales en sus hogares y enfrentan la angustia de que la ayuda no llega tan rápido como quisiéramos”.

Este escenario, comentó el sicólogo clínico, es terreno fértil para la desesperación, ansiedad, impotencia e incertidumbre, lo que provoca que muchos caigan en crisis y depresión.

Medidas preventivas

Para evitar más muertes por suicidio, Rivera Lluveras urgió a recurrir al apoyo y ayuda de la comunidad, de los vecinos.

“La ayuda puede ser desde labores de limpieza hasta sentarse en una esquina a hablar, a expresar y ponerle nombre a las emociones que sienten”, dijo.

A través de palabras de consuelo y afirmación, indicó, los vecinos pueden ser clave en esa búsqueda de empatía, colaboración y comprensión que muchos necesitan.

“Las crisis son oportunidades de crecimiento”, puntualizó.

Mientras, Santana aconsejó que se identifiquen alternativas a los problemas, se creen redes de apoyo, identifiquen los medicamentos y otros servicios que urgen y se pida ayuda profesional a grupos de apoyo para crear planes de acción concretas que los guíen en la búsqueda de ayuda.

Algunos se fortalecen

Santana indicó, de otra parte, que los desastres naturales tienen un efecto positivo. Dijo que el mismo estudio sobre los efectos del huracán Katrina reveló que estos eventos también provocan un “crecimiento postraumático”.

“Este es un fenómeno donde miles de personas mejoran su salud mental, su autoestima, su resiliencia después de grandes catástrofes como esta”, dijo.

Según el estudio, son muchos los que tienen la capacidad para mejorar su estado de ánimo y reponerse de situaciones como esta. “Al pedir apoyo de salud mental y apalabrar sus sentimientos, pudieron reorganizar experiencias y expectativas y salir fortalecidos”, dijo.

Un factor clave, señaló, fue la socialización, vehículo que los ayudó a fortalecerse y unirse.

De hecho, un artículo publicado por la Asociación Española de Psicología Clínica Cognitivo Conductual define el crecimiento postraumático como un cambio psicológico positivo que vive una persona tras afrontar circunstancias vitales muy difíciles.

“Es un cambio en las personas que va más allá de la capacidad de resistir y no ser dañado por circunstancias muy estresantes, sino que implica una mejoría de los niveles de pretrauma de la adaptación”, señaló.


💬Ver 0 comentarios