En la foto, las instalaciones de Darlington Medical Associates.



teresa.canino@gfrmedia.com
Teresa Canino Rivera
En la foto, las instalaciones de Darlington Medical Associates. teresa.canino@gfrmedia.com Teresa Canino Rivera (Teresa Canino Rivera)

Nota del editor: te invitamos a mantenerte bien informado durante esta emergencia. Accede libre de costo a todas las noticias y actualizaciones relacionadas con el paso del huracán Fiona por Puerto Rico. Gracias por apoyar el periodismo responsable. Suscríbete hoy.

---

En medio de la emergencia actual por el embate del huracán Fiona, las clínicas de aborto disponibles abrieron sus puertas nuevamente, pero reconociendo que el acceso al servicio que brindan se ve ahora aún más agravado ante las limitaciones que enfrenta la ciudadanía tras el impacto directo del sistema atmosférico.

“Al momento, Profamilias cuenta con agua y con luz. Por parte de ningunas de las clínicas ni de nosotras se han reportado daños mayores por alguna inundación, así que en ese sentido es positivo”, destacó Frances Collazo Cáceres, codirectora ejecutiva de la Asociación Puertorriqueña Pro Bienestar de la Familia (Profamilias), que maneja la Clínica IELLA.

Adicional a la Clínica IELLA, en la Urbanización Reparto Metropolitano, en San Juan, están operando Darlington Medical Associates (Condominio Darlington 1007, avenida Luis Muñoz Rivera), Women’s Medical Pavilion (calle Mónaco #619, Carolina) y el Centro de Planificación Familiar (47 calle 22, Bayamón).

También abrió la Clínica Celestina Zalduondo, de Profamilias, que no ofrece servicios de terminación de embarazos, pero sí de planificación familiar voluntaria a bajo costo o gratuitamente.

Todas las clínicas cesaron operaciones durante el paso de Fiona, que tocó tierra el domingo pasado en el suroeste de Puerto Rico.

Collazo Cáceres indicó que algunas de las clínicas observaron menos pacientes de las esperadas cuando abrieron ayer, martes, lo que atribuyó al desconocimiento de la apertura de las instalaciones –debido a la falta de servicio eléctrico–, el hecho de que diversas comunidades están aisladas y el problema de acceso a muchas carreteras. El flujo de pacientes retornó a la normalidad hoy.

Por otro lado, mencionó que durante la emergencia recibieron mensajes a través de los portales de Profamilias de interesadas en conocer si estaban ofreciendo servicios.

“Esto lo que demuestra es que, aunque no se visibilice y no sea lo primero que se piensa, porque hay otras necesidades como la vivienda, el techo, la comida, que son más apremiantes en un desastre, las mujeres que están pasando por embarazos no deseados de pronto tienen un estrés mayor porque tienen esta situación de emergencia, también agravada en su salud mental”, señaló.

“La realidad es que se nos acentúa la urgencia de poder expandir el acceso al aborto a otras zonas geográficas que no son el área metropolitana”, precisó.

Si antes era difícil que una paciente pudiera llegar hasta la zona metropolitana para recibir este servicio esencial, el cierre de carreteras y la falta de gasolina en muchos establecimientos –aunque el Gobierno diga que no es un problema– acrecientan las barreras de acceso, reiteró Collazo Cáceres.

Por otra parte, destacó que las clínicas de aborto están en proceso de identificar cómo llegar a aquellas comunidades que necesiten asistencia. Además de la falta de acceso a este servicio esencial, recordó que las situaciones de desastre traen consigo aumentos en los casos de violencia de género, agresiones sexuales y embarazos no deseados.

“No están solas, va a haber una solución para toda la ansiedad que están experimentando. Hay herramientas para que, si la decisión en estos momentos está llena de incertidumbre, puedan ellas mismas llegar a sus propias respuestas. Al final, hay que escucharse a sí misma en este tipo de proceso de salud, y para eso estamos, tenemos las herramientas para acompañar ese proceso de decisión, y si resulta ser que la respuesta es una terminación de embarazo, tenemos las puertas abiertas y también las ayudas económicas”, afirmó Collazo Cáceres.

Para información relacionada con embarazos no deseados, el número de contacto de la Clínica IELLA es el 787-751-0820. En caso de otro tipo de servicios –como acceso a métodos anticonceptivos o alguna situación de salud sexual o reproductiva– el contacto es el 787-765-7373.

💬Ver comentarios