A la derecha, José Ortiz, director ejecutivo de la AEE, previo al encuentro con la prensa en que se anunció el acuerdo con LUMA.
A la derecha, José Ortiz, director ejecutivo de la AEE, previo al encuentro con la prensa en que se anunció el acuerdo con LUMA. (Teresa Canino Rivera)

Luego de poco más de un año de planificación, evaluación y negociaciones, el comité de selección de la Autoridad de Alianzas Público-Privadas (APP) escogió un consorcio de tres empresas, encabezado por Quanta Services Inc. para operar la red eléctrica de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

El consorcio, que lleva por nombre LUMA, tendrá 15 años para operar y mantener el sistema público de distribución y transmisión eléctrica más grande de Estados Unidos, asegurar su reconstrucción y optimizar todas las áreas administrativas de la AEE relacionadas con el servicio a los abonados. También asistirá a la AEE en el proceso de diseñar los procesos de licitación para la reconstrucción y operación del sistema eléctrico, indicó el director ejecutivo de la AAPP, Fermín Fontanes.

Sigue la transmisión especial en vivo: 

Una vez se finiquite el pacto con LUMA, la AAPP comenzará el proceso para privatizar la flota generatriz de la AEE, dijo el funcionario.

LUMA está integrado por la estadounidense Quanta Services Inc., una empresa pública que cotiza en la Bolsa de Valores bajo el símbolo PWR y con una valoración bursátil de unos $5,328 millones, la canadiense ATCO Ltd, que cotiza en la bolsa de ese país y posee una valoración de unos $4,300 millones, e IEM, una empresa especializada en la administración de fondos federales de reconstrucción por desastres.

LUMA habría superado a los proponentes Duke Energy y PSEG Services por la combinación de fortalezas que traen a la isla, de acuerdo con Fontanes. El cuarto proponente, Exelon Corporation, se retiró de la licitación el año pasado.

Según Fontanes, el modelo de gestión presentado por LUMA permitirá que el gobierno de Puerto Rico pueda recibir los fondos federales para la reconstrucción de la red eléctrica y dirigir dicho proceso de mejoras capitales.

El funcionario agregó que el comité de selección de la APP también se inclinó por LUMA, dada la amplitud de sus operaciones y por tener en su fuerza laboral, tanto empleados unionados como no unionados.

La selección de LUMA recibió el aval del Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR) la semana pasada, mientras la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) habría participado del proceso de análisis del contrato entre las partes, confirmó por su parte la directora ejecutiva del organismo fiscal, Natalie Jaresko.

Jaresko indicó que la JSF notificará al tribunaly a los acreedores de la AEE, la selección de LUMA. Pero acto seguido, destacó que el compromiso de LUMA es permanecer con Puerto Rico a pesar de que la corporación pública no haya concluido el proceso de reestructuración bajo el Título III de Promesa o se retrase en dicha dinámica.

La transferencia de la red eléctrica y las funciones de servicio al cliente a LUMA supone el 80% de la fuerza laboral de la AEE, dijo por su parte, el director ejecutivo de la corporación eléctrica, José Ortiz.

El pacto entre LUMA y la AEE tendrá una vigencia de 15 años. Durante ese período y luego de un período de transición, la AEE pagará a LUMA una compensación anual que comenzará en $70 millones. Luego, en el segundo y tercer año del contrato, la AEE pagará a LUMA, $90 millones y $100 millones, respetivamente. A partir del cuarto año y por el resto de la vida, el pago anual al operador ascenderá a $105 millones. Si el operador cumple con las exigencias del contrato, en cuanto a objetivos de eficiencia y confiabilidad del servicio, LUMA podría recibir $20 millones en bonificaciones, lo que implicaría un pago máximo de $125 millones.

Según el director de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf), Omar Marrero, la contratación de LUMA supone un paso histórico para Puerto Rico porque sentará las bases para un servicio eléctrico de mejor calidad, clave para el desarrollo del sector industrial y empresarial de la isla.

Fontanés hizo hincapié en que la AEE tendrá la última palabra en lo que supone al fortalecimiento de la red eléctrica, lo que supone que el NEPR también tendrá inherencia en ese proceso decisional, así como en el establecimiento de la tarifa eléctrica.

Una vez, el gobierno firme el contrato de concesión con LUMA, iniciará el proceso para privatizar los activos de generación eléctrica de la AEE, indicó Fontanés, lo que debe arrancar en las próximas semanas.