Puerto Rico suma hoy 18,206 casos positivos confirmados de COVID-19. (Ramón "Tonito" Zayas)

A cuatro días de la nueva orden ejecutiva para el control del COVID-19 en el país que entró en vigor el sábado, permitiendo una mayor reapertura de una serie de sectores económicos y lugares, como las playas, los casinos, los gimnasios y los cines, aún es muy temprano para saber cuál será el saldo de esta flexibilización.

Así lo anticiparon varios médicos, quienes, no obstante, auguraron que se espera un aumento de casos de este virus en dos a tres semanas ya que a más contactos entre la población, más probabilidades de contagios habrá.

“Siempre hay preocupación porque a más interacciones, van a haber más casos”, reiteró el doctor Víctor Ramos, presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico.

Por lo pronto, comentó que las hospitalizaciones, tanto las vinculadas a COVID-19 como las no asociadas al virus, se mantienen bajas. De hecho, un repaso de las estadísticas diarias del Departamento de Salud al respecto muestran un descenso en la última semana tanto de hospitalizaciones de adultos como a nivel pediátrico. La utilización de unidades de cuidado intensivo se ha mantenido más o menos igual, con un 61% en el día de hoy, al igual que el uso de ventiladores mecánicos, que hoy se registra en un 30%.

“Hay menos gente sin COVID (en los hospitales) por que no van por miedo a contagiarse (con el virus)”, indicó Ramos.

El pediatra advirtió, no obstante, que siguen llegando personas contagiadas con COVID, pero en menor cantidad que la que se observó en el mes de agosto.

El doctor Miguel Colón coincidió en que las hospitalizaciones por el virus siguen registrándose, pero no a nivel de avalancha de casos.

“Los números (de hospitalizaciones por COVID-19) están aceptables aún. Estamos cómodos, se puede bregar”, sostuvo el infectólogo.

A modo de ejemplo de como va el ritmo de admisiones hospitalarias por este virus, comentó que en el Hospital Auxilio Mutuo, uno de los hospitales donde labora, se están registrando de cinco a seis casos diarios. Mientras, en otros hospitales el ritmo de admisiones por este virus es de una a dos al día.

“Nos llegan (al Hospital Auxilio Mutuo) de todos lados (pueblos)”, dijo Colón, quien comentó que actualmente tiene cinco pacientes contagiados admitidos en la unidad de cuidado intensivo.

Aunque el infectólogo no pudo explicar la razón de por qué a este hospital llegan más casos de este virus, informó que esta institución es probablemente la que más camas con presión negativa tiene, unas 60. En habitaciones con esta característica es que se suelen ubicar los pacientes de COVID-19 para evitar el contagio por aire a otros lugares del hospital, explicó.

Por otra parte, el doctor Colón insistió en que, debido al nivel de transmisión del COVID-19, la población debe seguir las recomendaciones de prevención. Estas incluyen el uso de mascarillas, el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos.

“La realidad es que no sabemos en la calle quién tiene COVID y quién no”, sostuvo.

Mencionó, además, que un estudio encontró que entre los empleados de los hospitales los de más a riesgo de contagio son los de mantenimiento, mientras los de menor riesgo son los que trabajan en unidades de pacientes con COVID-19 ya que suelen estar debidamente protegidos, con el equipo adecuado.

“Todos nos hemos expuesto a ver pacientes que entran por una cosa y salen con COVID”, dijo Colón.

Por su parte, Ramos indicó que la mayoría de la gente sigue cumpliendo con las medidas de prevención.

“Mientras más casos hayan, más tarde abriremos la escuela. No es solo lo académico, sino la parte social, el sedentarismo… Se ha afectado la salud mental (de los menores), hay más hospitalizaciones (por condiciones de salud mental a nivel pediátrico). Necesitamos tener menos de 5% (de positividad del virus) para reabrir (las escuelas)”, reiteró el pediatra.