(semisquare-x3)
Varias personas comprueban los daños ocasionados en una de las viviendas que quedaron sepultadas tras producirse una avalancha de tierra en la localidad de Naga, en la provincia de Cebu, Filipinas. (EFE)

Al menos 12 personas murieron este jueves en Filipinas a causa de una avalancha de tierra en la localidad de Naga, que sepultó más de una veintena de viviendas en esa ciudad de la provincia de Cebu, en el centro del país.

Las autoridades han recuperado ya doce cadáveres -entre ellos un niña de cuatro años y dos adolescentes-, mientras buscan posibles supervivientes entre el medio centenar de personas que creen que están allí atrapadas, dijo a la prensa local el inspector jefe de la Policía de Naga, Roderick Gonzales.

Gonzales señaló que hay entre 20 y 25 viviendas completamente sepultadas como consecuencia del deslave de tierra provocado por las intensas lluvias de los últimos días, aunque hay esperanza de encontrar supervivientes.

De hecho, poco después del siniestro la Policía recibió un mensaje de texto de una familia de seis miembros atrapados bajo la avalancha, pero todos vivos, indicó el inspector.

"Estamos en un momento crucial porque todavía hay opciones de encontrar a personas con vida. Por eso estamos acelerando las labores de búsqueda con maquinaria pesada, aunque es complicado porque la tierra está muy blanda y se desploma con facilidad", explicó Gonzales.

La alcaldesa de la ciudad de Naga, Kristine Vanessa Chiong, dijo que al menos 64 personas seguían desaparecidas. "En verdad tenemos esperanzas de que podemos rescatarlas vivas todavía", agregó.

La provincia Cebu no fue directamente golpeada por Mangkhut, pero el enorme tifón intensificó las lluvias torrenciales en gran parte del archipiélago, incluida la región central en donde se ubica la ciudad de Naga a unos 570 kilómetros (355 millas) al sureste de Manila.

Los rescatistas se dispersaron con cuidado en grupos pequeños sobre el suelo inestable para evitar más muertes.

“Se nos acaba el tiempo. El suelo en la zona todavía vibra. Intentamos balancear entre la intensificación de nuestros esfuerzos de rescate y asegurar la seguridad de nuestros rescatistas”, dijo el concejero municipal de Naga, Carmelino Cruz.

Cristita Villarba, una residente de 53 años, dijo que su esposo e hijo se preparaban para ir al trabajo cuando la tierra tembló y se quedaron impactados por el rugido.

“Fue como un terremoto y se escuchó el sonido de un fuerte golpe, como rayos. Todos salimos corriendo”, dijo Villarba. Ella, su esposo y tres hijos estaban impactados, pero no heridos, agregó.

En otro lugar de la comunidad afectada, encontraron muertos a un padre y su hija pequeña abrazados en una casa, dijo el rescatista voluntario Vic Santillán.

No es claro qué provocó el alud, pero algunos residentes culpan a las canteras de caliza que se cree que han ocasionado grietas en las laderas frente a las aldeas.

Las situación en las montañas de Filipina sigue siendo crítica

Unas 300 familias han sido evacuadas de la zona después de esa avalancha de tierra, que se siguen produciendo en todo el país después del paso el sábado del tifón Mangkhut y las fuertes lluvias asociadas, en especial en el norte de Filipinas.

El tifón azotó con fuerza la región montañosa de Cordillera, donde se han producido decenas de deslizamientos de tierra a causa de Mangkhut, que provocó en esa región 72 de las 88 muertes registradas en todo Filipinas, según el último recuento de la Policía Nacional.

En Cordillera tuvo lugar el suceso más trágico causado por Mangkhut, en la localidad minera de Itogon, donde el sábado un gran desprendimiento de tierra enterró en lodo una mina de oro abandonada y varios barracones donde se refugiaron decenas de familias durante el tifón.

Por el momento, los servicios de rescate han recuperado 26 cuerpos mientras continúan por quinto día consecutivo las labores de búsqueda de 47 desaparecidos.


💬Ver 0 comentarios