El crucero Viking Sky llega tierra firme después de una dramática jornada el sábado cuando una avería en el motor provocada por las agitadas aguas de las costas de Noruega obligó a una espectacular evacuación de casi un tercio de los 1.373 pasajeros.

Copenhague- La Comisión de Investigación de Accidentes de Transporte noruega abrió hoy una investigación del percance sufrido este fin de semana por el crucero "Viking Sky", que envió una señal de socorro que provocó una evacuación parcial.

El barco, con 1,373 personas a bordo, atracó ayer en el puerto de Molde, 26 horas después de la alarma por un fallo en un motor y tras una complicada operación de rescate, en la que el fuerte oleaje y el viento obligaron a usar solo tres helicópteros, que lograron evacuar a un tercio de sus pasajeros.

Trece personas permanecen ingresadas en varios hospitales noruegos, del total de 27 atendidas desde el sábado, y una de ellas se encuentra en estado grave, informaron las autoridades del condado de condado de Møre y Romsdal.

"En principio, solo se abren investigaciones cuando un barco se hunde o hay muertos, pero el umbral es más bajo con los cruceros. El alto riesgo sufrido por el barco, los pasajeros y la tripulación hizo que decidiéramos iniciar las pesquisas", dijo el director de la sección de accidentes marinos de la comisión, Dag Sverre Liseth.

Varios países se han mostrado interesados en colaborar en la investigación, entre ellos Estados Unidos, ya que a bordo había muchos turistas extranjeros, la mayor parte de ese país y de Gran Bretaña.

El "Viking Sky", de 227 metros de eslora, mandó una alarma a las 1:00 p.m. del sábado, cuando se encontraba a cinco kilómetros del litoral de Hustadvika, una zona compleja para la navegación, ya que son frecuentes los vientos y corrientes marinas y, además, su litoral está salpicado de numerosas islas y fiordos.

Durante la tarde y noche del sábado se puso en marcha un operativo de rescate, paralizado por las malas condiciones meteorológicas y que fue suspendido al día siguiente cuando pudieron arrancar tres de los cuatro motores del barco, que fue remolcado hasta que finalmente pudo llegar a puerto.

El crucero había partido el 14 de marzo para una travesía de 14 días, desde Tromsø (norte) a Stavanger (sur), desde donde tenía previsto seguir hasta Londres.


💬Ver 0 comentarios