Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Un niño llora mientras recibe la vacuna contra la fiebre amarilla en un centro de salud pública en Sao Paulo, Brasil. (AP / Andre Penner).

Sao Paulo - El Ministerio de Salud de Brasil informó que ha registrado 545 casos de fiebre amarilla y que 164 personas han muerto de la enfermedad, a medida que el brote continúa expandiéndose.

Las cifras de casos en el brote actual inicialmente iban muy rezagadas con respecto a las del brote anterior, pero ahora se están acercando. En el mismo momento del brote de 2016-2017 se confirmaron 557 casos y 178 muertes.

Desde hace mucho tiempo, grandes extensiones de Brasil han estado bajo riesgo de fiebre amarilla, pero el brote anterior fue inusualmente grande, incluso en lugares que antes no se consideraban de riesgo.

Brasil se encuentra inmerso en medio de una masiva campaña de vacunación fraccionada que comenzó el pasado 25 de enero en estados como Sao Paulo y Río de Janeiro, los más afectados por la enfermedad junto con Minas Gerais, todos en la región sureste.

El pasado lunes, Bahia se sumó a la iniciativa y empezó a ofrecer vacunas en ocho ciudades del estado.

La recomendación del gobierno brasileño es que los estados sigan con la campaña de vacunación hasta que el objetivo sea cumplido.

Según datos oficiales, en Sao Paulo y Río de Janeiro, han sido vacunadas hasta el pasado lunes 5.1 millones de personas frente a los 20.4 millones que se marcaron como objetivo las autoridades, lo que representa un 25.2 % de la meta del gobierno.

El estado de Minas Gerais fue la localidad brasileña con el mayor número de diagnósticos, contabilizando 264 casos y 77 fallecidos, seguido de Sao Paulo, con 208 ocurrencias y 57 muertes, y Río de Janeiro (72 casos y 29 fallecimientos).

En todos los casos, la variedad de fiebre amarilla detectada es la del tipo silvestre, transmitida por mosquitos de las especies Haemagogus y Sabethes, presentes en zonas boscosas.

Desde 1942, Brasil no registra casos de la fiebre amarilla de tipo urbano, que es transmitida por el mosquito Aedes aegypti, el vector del dengue, el zika y el chikunguña.

Sin embargo, el Instituto Evandro Chagas, vinculado al Ministerio de Salud, ha conseguido en el último año detectar el virus de fiebre amarilla en mosquitos Aedes albopictus, popularmente conocido como "Tigre Asiático", y estudia actualmente si se ha convertido en un nuevo transmisor de la enfermedad. 


💬Ver 0 comentarios