La epidemia de ébola en el Congo comenzó el pasado agosto. (AP) (semisquare-x3)
La epidemia de ébola en el Congo comenzó el pasado agosto. (AP)

Nairobi - El brote de ébola que asuela el noreste de la República Democrática del Congo (RDC) desde el pasado agosto, el primero en una zona de conflicto, ha originado ya más de un millar de muertos y pocas esperanzas de ser erradicado en los próximos meses.

“Es correcto decir que no tenemos una indicación clara en relación a cuándo será posible hablar del fin de esta epidemia”, confirma a Efe el portavoz en este país del Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef), Yves Willemot.

“Si hubiéramos hecho proyecciones en enero con la información que poseíamos entonces, diríamos que existía una ruta clara, para que la epidemia fuera controlada a finales de junio. Hoy, desde luego, eso no va a suceder. Nos va a llevar mucho más tiempo”, anticipa.

Según el último parte divulgado anoche por el Ministerio de Sanidad congoleño, a fecha de 2 de mayo, el número de muertos ya supera el millar -con 1,008 muertes, 942 de ellas confirmadas- mientras que el número de contagios alcanza los 1,529 (con 1,463 de esos casos contrastados).

Esta epidemia constituye la mayor y más letal en la historia del Congo y la segunda peor en todo el mundo; cuya pronta erradicación se ha visto obstaculizada por el rechazo de algunas comunidades a recibir tratamiento así como por la inseguridad imperante en la zona, donde operan numerosas milicias rebeldes y grupos armados.

“Anticipamos un escenario de transmisión continua e intensa”, advirtió ayer en una rueda de prensa en su sede en Ginebra el director de emergencias adjunto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Michael Ryan.

“Nos enfrentamos a una situación difícil y volátil. Cada vez que logramos recuperar el control sobre el virus y su propagación, sufrimos importantes retrocesos en (materia de) seguridad como los ataques en Beni, Butembo y Katwa”, lamenta Ryan.

Precedido por otros sucesos violentos, el pasado 19 de abril, un epidemiólogo camerunés enviado por la OMS a la ciudad de Butembo -actual foco de esta epidemia- fue asesinado en un ataque armado a un hospital perpetrado por hombres no identificados.

Más de un centenar de ataques

En cifras generales, se han registrado al menos 119 ataques separados contra trabajadores u operaciones de respuesta al ébola desde enero, según cifras de la OMS, lo que ha forzado en muchas ocasiones el cese intermitente de estas actividades.

Además, 85 agentes humanitarios han resultado heridos o muertos -de acuerdo con esta misma fuente- en 42 ataques directos contra los centros de salud que combaten esta enfermedad.

“La inseguridad se ha convertido en un impedimento importante a la hora de poder participar activamente en ciertas comunidades con el fin de controlar el ébola”, reconoce Ryan, consciente de la existencia de “áreas rojas” en las que es casi imposible intervenir a causa de la inestabilidad y la violencia.

Como resultado, las organizaciones humanitarias desde el terreno apuestan por una mayor cooperación con los líderes locales, y piden al Gobierno del Congo que deje de instrumentalizar esta lucha que alcanza el carácter de crisis nacional.

“Las comunidades, especialmente, en las provincias de Kivu del Norte e Ituri (donde se originó este brote), las cuales apoyan a partidos de la oposición, deben sentir que todas las partes respaldan esta respuesta de salud pública”, insta Ryan.

“El ébola no debe politizarse todavía más”, urge, al señalar la “manipulación política” como una de las causas de la creciente desconfianza por parte de la población hacia el personal médico.

“Podemos derrotar este brote, pero tenemos que hacerlo junto a la comunidad local”, concuerda en una entrevista telefónica con Efe la coordinadora ante el virus de ébola de la Federación Internacional de la Cruz Roja (FICR), Nicole Fassina.

Falta de fondos

Sin embargo, la financiación para mitigar esta epidemia es todavía un reto pendiente que también atrasa su pronta erradicación, al no poderse amparar gastos extra en transporte, seguridad, etc. necesarios en un escenario de conflicto.

“Hemos recibido $34 millones y, en estos momentos, tenemos una brecha financiera crítica de 54 millones”, enfatiza Ryan, que junto a la ONU hace un llamamiento a la comunidad internacional para alcanzar los $88 millones necesarios.

“Una operación con recursos insuficientes genera un riesgo muy real de una propagación internacional del ébola”, alerta Fassina, quien detalla que la FICR mantiene actividades de prevención en las naciones fronterizas de Burundi, Ruanda, Sudán del Sur y Uganda.

Precisamente, el brote más devastador de ébola a nivel global, declarado en Guinea-Conakri en marzo de 2014, se extendió a las vecinas Sierra Leona y Liberia causando más de 11,000 muertos y 28,500 infectados (OMS).




💬Ver 0 comentarios