Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Sabir Masih ha ejecutado a unos 300 reos, un trabajo que considera "rutinario". (EFE)

Bisnieto, nieto e hijo de verdugos, Sabir Masih ha ejecutado a unos 300 presos, un trabajo que considera "rutinario" y que no le provoca remordimientos, en un momento en el que Pakistán se ha convertido en uno de los principales países en aplicar la pena de muerte en todo el mundo.


💬Ver 0 comentarios