Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La muerte de los bebés se registró en el hospital público de Chester, al noroeste de Inglaterra. (AP)

La policía británica arrestó a una profesional de la salud el martes bajo sospecha de asesinar a ocho bebés e intentar matar a otros seis en la unidad neonatal del hospital Chester, en el noroeste de Inglaterra.

El arresto de la mujer -de la que no se ha especificado si es una enfermera, médica u otro tipo de profesional sanitario- se ha producido tras una investigación en la unidad neonatal del hospital público de Chester,  que sospechó de las circunstancias de la muerte de un total de 17 bebés.

La investigación comenzó hace más de un año, al registrarse una tasa de mortalidad infantil superior a lo previsto y que no se podía explicar. En la unidad que atiende a bebés prematuros o que requieren cuidados especiales.

El hospital pidió a la policía que “descarte razones de muerte no naturales”.

La investigación inicial se concentró en la muerte de ocho bebés. La Policía dijo que ahora investiga la muerte de 17 bebés y 15 “colapsos no fatales” en la unidad entre marzo de 2015 y julio de 2016.

El inspector Paul Hughes, a cargo de la investigación, dijo que el arresto fue un “avance significativo” en una “investigación altamente compleja y muy confidencial”.

Tras el aumento de los decesos, el hospital dejó de atender los partos de menos de 32 semanas de embarazo y envió a las madres a otros hospitales.

Como resultado de las primeras indagaciones se amplió para determinar qué sucedió a los 15 bebés que sufrieron lesiones en ese mismo periodo.

Hughes declaró que la "compleja" investigación "continúa en marcha" y que su equipo tiene que asegurarse de "hacer todo lo posible" para establecer "en detalle" qué llevó a los fallecimientos.

El inspector explicó que, dada la naturaleza del caso, han consultado con "numerosos especialistas" para extraer "toda la información" posible.

Adelantó que la detenida se encuentra bajo custodia policial y celebró que su arresto supone "un paso significativo" para la investigación, aunque matizó que es "importante recordar" que esta sigue activa.

"No hemos establecido plazos, pero estamos comprometidos a llegar a conclusiones en esta exhaustiva investigación tan pronto como sea posible", dijo Hughes, que aseguró que las familias de los menores están al día de todos los avances.

"Reconocemos que esta investigación tiene un gran impacto en todas las familias, el personal y los pacientes en el hospital, así como también entre los miembros del público”, destacó el inspector.

"Este es un momento extremadamente difícil para todas las familias y es importante recordar que, en el corazón de esto, hay varias familias en duelo que buscan respuestas sobre lo que les sucedió a sus hijos", comentó

"En este momento no podemos entrar en más detalles sobre la investigación, pero tan pronto como podamos proporcionar nuevas actualizaciones lo haremos", dijo Hughes, de acuerdo a lo publicado por el diario The Guardian.

Antes de hacer la denuncia policial, una investigación del Colegio Real de Pediatría y Salud Infantil halló que había escasez de personal para enfermos de alta dependencia y cuidados intensivos, pero no pudo explicar las muertes.

El director del hospital, Ian Harvey, comentó: "pedir a la Policía que investigara sobre esto no fue algo que hiciéramos a la ligera, pero teníamos que hacer todo lo que pudiéramos para entender lo ocurrido y dar las respuestas que desesperadamente necesitan las familias".


💬Ver 0 comentarios