Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Pablo Escobar construyó en un tiempo récord de cinco meses, el edificio de ocho pisos en donde vivió él, su familia y sus guardaespaldas (YouTube).

El alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, anunció que se va a realizar la demolición del Edificio Mónaco, uno de los símbolos del narcotráfico que dejó Pablo Escobar en la ciudad.

La idea de las autoridades es reemplazar la construcción por un parque en honor a las víctimas. Así como desincentivar los llamados ‘narcotours’ que todavía se hacen en la ciudad.

El anuncio lo realizó Gutiérrez en el marco de la feria turística de Anato, evento que se desarrolla en Bogotá. Según el mandatario, “todos los símbolos de la ilegalidad se tienen que ir al piso”.

Según relata el portal colombiano Las Dos orillas,  la historia del Edificio Mónaco empieza en 1986. Por esa época Pablo Escobar vivía un periodo de relativa calma después de la cacería de la que fue objeto entre marzo de 1984 y enero de 1986, luego de que decidiera mandar asesinar al Ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla. 

Escobar se resguardó en Panamá en donde su aliado, el dictador Manuel Antonio Noriega, le brindaba todo el apoyo a él y a sus hombres de confianza del cartel de Medellín. En 1986 regresó al país y decidió ubicar a la familia en el tranquilo sector de Santa María de los Ángeles. 

En ese momento, compró dos mansiones representativas y ante el asombro de los vecinos las derribo para levantar en tiempo récord de cinco meses, un edificio de ocho pisos en donde viviría él, su familia y sus guardaespaldas. Sin embargo, la presencia de Escobar en la zona nunca fue bien vista por los vecinos.

El episodio más recordado de aquella época de terror ocurrió el 13 de enero de 1988, cuando un carro bomba estalló a las afueras de esta construcción.  Ese día, tres personas murieron y otras 10 resultaron heridas. 

Hoy, a 30 años de aquel incidente, el edificio está más cerca de venirse abajo que nunca. Pero esta vez, por cuestiones completamente diferentes a las de aquel entonces.

La decisión de derrumbar esta edificación tendría un costo de 8,000 millones de pesos colombianos ($2.8 millones). Mientras que hacerle adecuaciones y estabilizar la estructura, según estudios de la Universidad Nacional, tendría un valor de 55,000 millones ($19.2 millones).

Están quienes argumentan que mantener en pie la edificación significa seguir alimentando el mito de Pablo Escobar para quienes lo ven como un héroe. El Mónaco, al igual que la tumba y la casa donde murió, son algunas de las paradas de los recorridos turísticos que se ofrecen a extranjeros para que conozcan sobre la vida de Escobar.

Ante las quejas repetidas de los vecinos, Federico Gutiérrez aseguró que el edificio Mónaco, antes de diciembre del 2018, será demolido. Todos en la ciudad celebraron la decisión aunque los más felices, sin duda, son los vecinos de Santa María de los Ángeles.

Días atrás, la fiscalía colombiana había ordenado la confiscación de 16 bienes de familiares y allegados del fallecido narcotraficante Pablo Escobar valuados en más de $2 millones.

Se trataba de  de apartamentos, casas, vehículos de alta gama y bodegas que estaban a nombre de la madre y una hermana de John Jairo Velásquez, alias “Popeye”, y de Victoria Eugenia Henao Vallejo, esposa del  jefe del Cartel de Medellín.  


💬Ver 0 comentarios