Para el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, el PPD
Para el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, el PPD "está sufriendo una crisis de identidad". (GFR Media)

De forma progresiva, el Partido Popular Democrático (PPD) ha perdido su pertinencia y su sintonía con la gente, mientras sus líderes se han concentrado más en buscar candidaturas que les permitan ganar puestos electivos.

Ese enfoque, advirtieron varios populares entrevistados por El Nuevo Día, los ha hecho olvidar los cimientos y la misión de la colectividad, que en sus orígenes dio paso al desarrollo económico de la isla y propulsó una mejor calidad de vida para los puertorriqueños.

Al cabo de 80 años de su creación, de perder y ganar elecciones, de determinaciones judiciales que cuestionan la soberanía del Estado Libre Asociado (ELA) y, más reciente, la imposición de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), el PPD no tiene una identidad definida e, incluso, le rehúye a esa tarea, coincidieron los entrevistados.

Este panorama fue el telón de fondo de la reunión extraordinaria que sostuvo la semana pasada la Junta de Gobierno del PPD para discutir las relaciones contractuales de la firma DCI Group con el presidente de la colectividad, Héctor Ferrer, y el exsenador Roberto Prats.

Sus contratos con DCI provocaron molestia entre los populares, ya que la posición institucional es opuesta a la campaña de la empresa republicana que representa a bonistas extranjeros.

Pese a las explicaciones de Ferrer y Prats, el malestar y la inconformidad continúan entre los rojos, que atribuyen a ambos líderes un conflicto de interés.

Estas últimas dos semanas han sido difíciles para el partido y para mí. Eso no significa que no se estuviese haciendo el trabajo. Es muy fácil criticar y muy difícil enrollarse las mangas y trabajar. Cogí un partido, nuevamente, sin dinero, derrotado y sin un norte. Es la realidad. Eso no se arregla de la noche a la mañana”, reconoció Ferrer.

“Crisis de identidad”

Los populares perciben una desconexión de la colectividad con su gente y, por lo tanto, con sus problemas apremiantes, sostuvo el secretario general del PPD, Carlos Delgado Altieri.

“El Partido Popular necesita hablarle a Puerto Rico y presentarles a los puertorriqueños proyectos claros, definidos y completos sobre los asuntos medulares de la vida del puertorriqueño, que le tocan su existencia”, apuntó.

A juicio de la analista política Marcia Rivera, la Pava, al menos en los últimos 30 años, “perdió la oportunidad de hacerse la pregunta de para dónde quiere ir,cuál es la ruta de desarrollo. No ha sido capaz de renovarse”.

“No se renovó en ideas, en pensamiento crítico, en estrategias, en políticas públicas. Creo que por el confort, por un lado, por la dejadez, por otro, y por el temor de meterle el diente a lo que en estos 30 años sucedió, que fue una federalización de facto de Puerto Rico”, sostuvo Rivera.

Para el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, el PPD, en estos momentos, “está sufriendo una crisis de identidad, que se ha ido acumulando a través del tiempo”.

“Al popular de la calle se le está haciendo muy difícil articular qué es lo que representamos”, afirmó el exmandatario.

Su visión es la misma del representante Luis Vega Ramos, quien recuerda que el partido en el que se crió tenía señas básicas de identidad, ancladas en la justicia social. “Eso se le ha perdido al PPD del 2018, y si no lo recuperamos, seguir, no tiene sentido”, sentenció.

“Perdió mística”

El senador Aníbal José Torres tiene la tarea, por encomienda de Ferrer, de analizar cómo encauzar el PPD. “La mayor preocupación que tiene la base del Partido Popular es que no se ve una misión y un objetivo claro como institución de cara al futuro”, reconoció.

“Se ha perdido mucha sintonía de la estructura con la base porque, en los últimos eventos electorales, se ha pensado solamente en las candidaturas y no en la institución. El partido perdió mística y la perdió porque no educó ni fortaleció su mensaje”, agregó.

En opinión del senador Eduardo Bhatia, el PPD tiene que abrirse. “Tiene que ser una institución más democrática, más inclusiva y más participativa. Esto no es una crítica. Es un reto para cualquier institución”, apuntó.

De los entrevistados, Bhatia fue el único que rechazó que el PPD no tenga pertinencia. “El problema no es su pertinencia. El problema es no entenderla”, dijo.

El exrepresentante Charlie Hernández opinó que el PPD está “buscando su norte”.

“La realidad es que, cada vez, al Partido Popular se le dificulta ganar elecciones con sus propios votos y su éxito electoral depende del mal gobierno del Partido Nuevo Progresista (PNP). Para agravar la situación, el Partido Popular parece comportarse como un facsímil del PNP”, subrayó.

“El Partido Popular tiene que anclarse en su razón de ser. En lo que lo llevó a crearse... en sacar a los retos de Puerto Rico. Es un partido que se origina como partido enfocado en el bienestar de los puertorriqueños. El Partido Popular se creó con miras en el desarrollo, el bienestar de la gente, mejorar su desarrollo económico. Pero, con el tiempo, eso se va desenfocando”, agregó, en entrevista separada, José Alfredo Hernández Mayoral, miembro de la Junta de Gobierno del PPD.

Sombra de la corrupción

La controversia con DCI Group toca precisamente el nervio medular que los populares han perdido y que formó parte de sus eslóganes: vergüenza contra dinero, destacaron los entrevistados.

Los casos de corrupción eran mayormente vinculados al PNP, pero eso cambió al encausarse a líderes de la Pava. Los casos más recientes son los de los exalcaldes de Barceloneta Sol Luis Fontanes y de Río Grande Eduard Rivera Correa, así como del exrecaudador Anaudi Hernández.

De hecho, en el seno del PPD se habla de que la corrupción volverá a ser tema constante y afectará a la colectividad cuando comiencen a ventilarse las acusaciones federales contra Miguel Sosa Suárez, tesorero de la campaña de David Bernier.

“Lo peor de todo es que coloca al Partido Popular con la misma mancha que ha caracterizado al PNP”, apuntó Hernández.

“De momento, el partido ha institucionalizado que el buscón puede tener acceso al propio líder. Entonces, tienes personas que se identifican, que están cercanas al Partido Popular, que están haciendo negocios con Elías Sánchez. Ese no es el partido en el que yo me formé. Eso es otra cosa”, subrayó, por su parte, Acevedo Vilá en obvia referencia a Carlos López López, Ónix Maldonado y Luis Balbino Arroyo, quienes colaboran con el PPD y trabajan para la firma de cabildeo World Professionals Group (WPG), para la cual hizo trabajos Sánchez, exrepresentante del gobernador Ricardo Rosselló ante la JSF.

Tema impostergable

A este escenario, se une la indefinición que el PPD ha mostrado por décadas en el ámbito ideológico, la poca fiscalización y la merma marcada en los recaudos, detallaron los líderes populares.

“Para mí, la frase más célebre que ha surgido en la Junta de Gobierno, una y otra vez, es cuando dicen: ‘El tema (status) es importante, pero no lo vamos a discutir en esta reunión’. Eso lo dice todo. Es un tema impostergable que nadie quiere afrontar”, aseveró Hernández Mayoral.

En el PPD, cohabitan los que creen en la libre asociación, en el desarrollo del ELA fuera de la cláusula territorial, y otros que creen en mantener una relación territorial. Para Hernández Mayoral, no puede haber definición “híbrida” que aglutine a todos estos sectores.

Hay populares que sostienen que el PPD es un partido de centro que permite todas esas visiones, por lo que no es imperativo tener una definición de status. Pero otros, como Acevedo Vilá, difieren. “Eso no es así. El partido está operando como que su único propósito es ganar las elecciones porque la gente esté descontenta con Ricky (Rosselló)”, sostuvo.

Las discrepancias sobre el status se encienden más entre los populares si se sazonan con las decisiones del caso Puerto Rico versus Sánchez Valle y la imposición de la JSF.

Según Acevedo Vilá, el PPD debe atender de manera clara temas “neurálgicos” como la manera de lidiar con la JSF y cómo impulsar el desarrollo económico. No se explica, además, por qué el partido no tiene cabilderos en Washington D.C. “en este momento tan importante”.

La respuesta parece estar en las finanzas de la colectividad. De acuerdo con la Oficina del Contralor Electoral, el PPD tiene ingresos de $13,517.20, frente al PNP, que cuenta con $67,244.11, o Rosselló, que tiene $445,971.86.

“Hemos levantado el dinero suficiente para ir pagando deudas y cumplir con las obligaciones mensuales, la deuda, que no es mía como candidato a nada”, apuntó Ferrer.

De acuerdo con el exrepresentante Hernández, al PPD lo ha afectado y debilitado el “temor a ejercer el poder”. “Está muy pendiente del impacto electoral de sus decisiones”, aseveró.

Respecto a la fiscalización del PPD al gobierno del PNP, la nueva estrategia consiste en hacer conferencias de prensa semanales, en las que no solo haya líderes de la colectividad, sino miembros de la comunidad afectados por la situación que se denuncia, dijeron populares que hablaron bajo anonimato.

Esos populares cuestionaron por qué Brenda López de Arrarás es vicepresidenta del PPD si su voz está ausente de los meollos del partido. En el seno del PPD, también se comenta que la fiscalización no ha sido efectiva, pese a que el gobierno de turno ha tenido grandes desaciertos.

A juicio de Vega Ramos, los escándalos de corrupción debilitan el rol fiscalizador del PPD.

“Somos más fiscalizadores de los issues internos de nuestro partido en los medios de comunicación que con los issues de la oposición”, opinó, por su parte, Torres.

Al momento, el PPD está en plena reorganización, dos años antes de las elecciones generales, como lo ordena su reglamento. La base está a la expectativa de quién será el nuevo presidente. Ferrer ya ha dicho que está disponible.

Pero el reglamento de la Pava no establece que el presidente será el candidato a la gobernación. De hecho, de haber más de un aspirante, en junio de 2020, el PPD se encaminaría a primarias para ese cargo. Como posibles candidatos se mencionan a Ferrer, Prats, el alcalde de Comerío, José A. “Josian” Santiago; la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, y Bhatia.

Antes de las elecciones, Delgado Altieri -quien también es mencionado entre los populares con potencial para la gobernación-, espera que la colectividad haya definido su norte.

“No podemos aspirar y llegar una vez más al poder para decir: ‘Y ahora, qué hacemos’”, puntualizó Delgado Altieri.


💬Ver 0 comentarios