La candidata a la gobernación por el Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Alexandra Lúgaro dijo que la persona que alega ser creador del anuncio le ha reclamado diferentes sumas de dinero. (Ramón "Tonito" Zayas)

La aceptación de la candidata del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Alexandra Lúgaro, de que copió un comercial sin permiso de los autores de la pieza pudiese ser compensado con un acuerdo entre las partes o hasta con una transacción económica en los tribunales, pero desde ya el asunto tiene un impacto negativo en su imagen y su campaña rumbo a las elecciones generales, opinaron expertos en este tema.

Estas cosas se arreglan hablando o con dinero”, dijo Eugenio Torres Oyola, abogado que concentra su práctica en asuntos de propiedad intelectual.

“El dueño de los derechos de autor podría reclamar. Lo que pasa es que en este caso hay un reconocimiento de que se copió”, agregó el abogado. Y cuando existe ese reconocimiento, explicó el abogado, cualquier acuerdo económico tiende a ser más alto.

“Todo el mundo sabe que no puede copiar algo exactamente (como se creó), pero poca gente sabe que tampoco te puedes inspirar en una pieza (con propiedad intelectual) porque uno de los derechos de autor es hacer trabajo derivado y solamente el autor original puede hacer trabajo derivado o autorizar los mismos”, precisó Torres Oyola.

“Los mecanismos de daño aumentan la cuantía a pagar en la medida que te copiaste o te inspiraste a sabiendas porque sabías que estabas haciendo algo con un trabajo protegido”, continuó el abogado a preguntas de este medio.

Además, dijo que la controversia que rodea a Lúgaro por haber copiado el anuncio es más complicada. Lúgaro ha aceptado que fue un error recrear sin permiso el comercial que se atribuyó el publicista argentino Ramiro Agulla.

Ahora bien, Lúgaro, quien es abogada, sostuvo que intentó, sin éxito, encontrar a Francisco de Narváez, el político argentino que publicó el anuncio hace 10 años o al equipo de su campaña, incluyeron al director de ese esfuerzo político, Luis Souza.

“Esto es un problema que nadie quiere. Ahora esto va a entrar en un litigio complejo. Creo que el evento afecta la campaña porque el mundo de las campañas políticas es uno sofisticado y eso requiere tener gente con reglas”, apuntó el abogado y exdirector de campañas, Irving Faccio.

Abundó que a los directores de campañas les encanta ver el trabajo que se hace en otros países y hasta tomar ideas, pero no clonarlas.

Yo tengo que decir que no recuerdo ahora mismo haber visto cosa igual. Al final, la gran preocupación es una máxima y es que las campañas de los candidatos reflejan lo que van a ser las gobernaciones o presidencias, y esto no habla bien”, afirmó Faccio.


Según números preliminares, dijo Faccio, una vez concluido el debate, miles de personas se volcaron en el portal oficial de la campaña, alejandrogarciapadilla.com. (Archivo)
Irving Faccio, director de campañas políticas como la del ahora exgobernador Alejandro García Padilla, indicó que los creativos de las campañas publicitarias suelen buscar ideas en trabajos internacionales pero no los copian. (Archivo)

Lúgaro aduce que ahora Agulla intenta extorsionarla exigiéndole el pago de $100,000 o de lo contrario la perjudicaría políticamente. La candidata del MVC también indicó que Agulla no ha validado ser el autor original del comercial argentino.

“En la medida que esa copia o inspiración sea intencionada, a sabiendas, pues entonces puede ser que $100,000 sea razonable. Si es razonable o no, lo determina un tribunal”, dijo Toledo, quien apuntó que el asunto debe ser dilucidado en el foro federal.

“La Ley de Copyright (propiedad intelectual) es federal. Es asunto puramente federal salvo que se reclame la Ley de Derechos Morales, pero eso no le cobija a los extranjeros”, agregó.

La ley de Derechos Morales (Ley 55-2012) se refiere a la habilidad de un autor para poder controlar el destino o la utilización que se le dé a su trabajo artístico.

Tanto Faccio como los publicistas consultados por este medio dijeron, en entrevistas separadas, que la situación de Lúgaro, tras copiar el vídeo argentino, pone sobre la mesa otros problemas.

Faccio destacó que en el extranjero, particularmente en América Latina, las campañas políticas se conciben de una forma distinta a Puerto Rico. En Latinoamérica, el director de campaña no solo tiene esa función, sino que puede ser también el publicista. Esto plantea el reto de discernir quién es el autor del vídeo producido.

Jaime Rosado, dueño y principal jefe creativo de la agencia publicitaria RosadoToledo& y el publicista retirado Carlos Carbonell coincidieron en que no está claro quién es el propietario del vídeo que copió Lúgaro.

Ambos dijeron que las agencias publicitarias suelen trabajar en una de dos vías: la autoría de la pieza creada permanece en la agencia o es del cliente. Todo dependerá de lo que se haya pactado.

“En Puerto Rico, (el anuncio) le pertenece al político porque es quien pagó”, dijo Faccio a base de su experiencia.

Carbonell y Rosado dijeron que el que Lúgaro haya copiado el anuncio trae sobre la mesa otro asunto poco atendido en la isla. Lamentaron que las campañas publicitarias o un anuncio, en ocasiones, sea menospreciado en términos de los derechos de autor y no se vea al mismo nivel que un libro o una canción cuando es clonado.

“Nadie habla el menosprecio soslayado que hay sobre una pieza publicitaria. Me parece que es un menosprecio a lo que hacemos. La publicidad tiene mucha ciencia porque se basa en muchas verdades científicas del consumidor de la marca, cómo ese producto se desempeña. Son unas verdades que son muy racionales”, sostuvo Rosado.

“La publicidad también tiene unas verdades artísticas que requieren de un talento. Cuánto vale ese talento, esa concepción… eso tiene un valor y me parece que se menosprecia”, sentenció.

En términos similares se expresó Carbonell.

“Uno se siente muy mal de que alguien se robe el trabajo de uno. Ese es parte del problema. Quien lo ha hecho, en este caso Lúgaro, o quien sea, lo ve como que la publicidad no es un bien protegido por leyes de propiedad intelectual”, afirmó.

Destacó que en el mundo político es común que se copien ideas de una plataforma de gobierno, pero “un comercial es una pieza creativa. Es muy distinto”.

“Molesta porque es como decir tu trabajo no vale nada. Eso es lo que creo ha molestado tanto a la industria publicitaria (sobre el caso de Lúgaro). Llama la atención que ella, que es abogada, no haya sido más cuidadosa al respecto”, puntualizó Carbonell.

Ana Irma Rivera Lassén, del MVC, rechazó comentar para esta nota u ofrecer la posición institucional sobre la controversia.