Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Expertos recuerdan que, tras el paso devastador del huracán Katrina por la zona de Nueva Orleans, se triplicó la tasa de suicidios en esa región de Luisiana. (GFR Media)

Después de años con una constante reducción en los suicidios que se reportan en la isla, el 2017 terminó con un aumento del 29% en los casos registrados por el Departamento de Salud en comparación con el año anterior.

Asimismo, en los pasados tres meses, se triplicaron las llamadas a una línea de ayuda gubernamental de personas que habían intentado suicidarse, en comparación con las que se registraron entre noviembre de 2016 y enero de 2017.

Este es parte del panorama que se desprende del informe mensual que publica la Comisión para la Prevención del Suicidio del Departamento de Salud.

El informe indica que, en 2017, 253 personas se suicidaron en Puerto Rico, 57 más que el año anterior o un aumento del 29%.

Ese informe también plantea que la tasa de 7.6 suicidios por cada 100,000 habitantes en el 2017 fue la más alta desde el 2013, cuando la tasa de suicidios fue de 9.

De la misma manera, se detuvo la racha de la reducción anual de casos que se había registrado de forma consistente por tres años hasta el 2016.

Más aún, con excepción del 2013, la tendencia en la reducción de la incidencia de suicidios se podía observar desde el 2010 hasta el 2016, que cerró con 196 suicidios registrados y una tasa de 5.8.

Las cifras del 2016 fueron las más bajas en 17 años, informó María Coss, coordinadora educativa de la Comisión para la Prevención del Suicidio de Salud.

El mismo informe presenta que, en los últimos cuatro meses del año 2017, se registró el 38% del total de los casos en ese año.

Mientras, los 96 suicidios entre los meses de septiembre y diciembre de 2017 representan un aumento de 34 casos con el mismo periodo del año anterior y de 22 casos en comparación con el 2015.

El huracán como factor

Todo este escenario tiene lugar en el año en que Puerto Rico recibió el peor golpe por un ciclón en décadas, pero Coss aseguró que las autoridades no están en posición de plantear oficialmente que el aumento en los suicidios se debió al paso del huracán María el 20 de septiembre de 2017.

“Después de María, no se ha llevado una investigación que me permita decir con certeza que hay un aumento debido al huracán”, sostuvo Coss.

La funcionaria destacó que en septiembre, octubre y noviembre de 2017 se reportaron 27 suicidios por mes, esa misma cifra se registró en enero y en mayo del año pasado, por lo que, solo por la incidencia, no puede concluir la relación con la devastación del ciclón.

Dijo, además, que los totales del 2017 no superan los totales de años anteriores al 2014.

“Eslamentable que vimos (en el 2017) un aumento en comparación con el 2016, pero cabe decir que hemos visto esas frecuencias en los pasados cinco años”, expresó Coss.

Además, la doctora resaltó que el informe más reciente de Salud indica que en enero de 2018 se reportaron siete suicidios, un número mucho más bajo que el de los meses anteriores.

No obstante, Coss dijo que sí es necesario que se lleve a cabo un estudio que confirme o descarte la relación del aumento de los suicidios en Puerto Rico con el impacto del huracán María.

Particularmente, indicó que sería necesario entrar en los expedientes de cada caso en el Instituto de Ciencias Forenses para analizar los factores presentes al momento del suicidio.

“Luego de investigaciones que se han hecho en el pasado, como después del huracán Katrina (en 2005), hay evidencia científica de que sí, en efecto, tras un desastre natural, se van a reportar más suicidios”, dijo Coss.

“Se pueden duplicar casos de depresión y situaciones vulnerables, especialmente en niños y envejecientes”, agregó.

Así se reflejó en reportes de prensa de la época, como una historia publicada en “The New York Times” en 2006, que informa que, en los cuatro meses después de Katrina casi se triplicó la tasa de suicidios en la región de Nueva Orleáns, con un aumento de 9 a 26 casos por cada 100,000 habitantes.

Más intentos

Aunque enero de 2018 registró una reducción de 20 suicidios en comparación con enero de 2017 -y con los reportados el mes anterior-, un panorama diferente se aprecia en la cantidad de personas que admitieron haber intentado suicidarse.

El Departamento de Salud informó que la línea telefónica PAS (Primera Ayuda Sicosocial) recibió, solo en enero de este año, 1,075 llamadas de personas que habían intentado suicidarse. Ese total representa un aumento de 696 más que los 379 de enero de 2017.

Mientras, en diciembre de 2017, la línea PAS recibió 1,002 llamadas de personas que habían intentado suicidarse, 796 más que las 206 registradas en diciembre de 2016.

También en noviembre de 2017 el aumento fue significativo. Según los datos reportados por Salud, de 297 llamadas que recibieron en ese mes de 2016, las comunicaciones de personas que habían intentado suicidarse ascendieron hasta 973 a dos meses del paso del huracán María, una diferencia de 676.

Sumado en total, en los meses de noviembre de 2017 a enero de 2018, PAS atendió 3,050 llamadas de personas con pensamientos suicidas, 2,168 más que las 882 registradas en todo 2016.

La Línea PAS es un servicio de la Administración de Servicios de Salud y contra la Adicción (ASSMCA) y sirve a los ciudadanos en momentos que entiendan que necesiten un cernimiento preliminar a nivel psicosocial, sesión de desahogo, consejería en crisis y apoyo emocional, coordinación de evaluación psiquiátrica y psicológica, tele-enlace y referidos.

Los registros presentan números bajos para los meses de septiembre y octubre de 2017, cuando los servicios telefónicos en la isla eran intermitentes e, incluso, inexistentes en muchos lugares. Desde la normalización de la telefonía, los registros de llamadas a la línea PAS han aumentado significativamente.

Además de las personas que intentaron suicidarse, el informe del Departamento de Salud detalla que, en noviembre de 2017, llamaron 2,996 personas “con ideación suicida”, 1,060 más que el año anterior.

Pero la diferencia en ese tipo de llamadas saltó aún más en diciembre de 2017, con 3,176 en total, un aumento de 2,228 en comparación con las 948 del mismo mes en el 2016.

Con “ideación suicida” también llamaron 3,473 veces en enero de 2018, un incremento de 1,085 más que en enero del año anterior.

Asimismo, llama la atención que en general, PAS recibió 12,668 llamadas más en los pasados tres meses, que el mismo periodo un año antes.

Crisis agravada

Aunque todavía se necesiten estudios científicos para atribuir el aumento de los suicidios, así como de los intentos y de las ideas suicidas a las consecuencias del huracán María, para el sicólogo Julio Santana no cabe duda que el ciclón exacerbó la cantidad de suicidios en la Isla.

El también rector de la Universidad Carlos Albizu (UCA) señaló que esto se debió a que el huracán agravó la crisis de las condiciones socioeconómica del país “que garantizan que las personas encuentren soluciones saludables cuando enfrentan problemas en la vida cotidiana”.

“Antes de María, había un marcado deterioro por el alto nivel de desempleo, pérdida de hogares y ejecuciones (hipotecarias), violencia vinculada al desempleo y pérdida de oportunidades. Esas condiciones que garantizan la salud emocional de la gente estaba desapareciendo”, dijo Santana.

“Llega María y agrega un nivel de destrucción física y estructural, que genera un desempleo extraordinario y que la gente tuviera migrar, lo que genera desorganización familiar y emocional”, añadió. “Aunque parezca una vía de escape, la pérdida de familiares es uno de los mayores estresores… Los que se quedan, se le ha fracturado su familia y quedan en condiciones de mayor desamparo y percepción de abandono”.

Asimismo, dijo que la falta del servicio de energía eléctrica por meses se convierte en un factor que contribuye debido a que “el bienestar es cuando no se cumple con las aspiraciones básicas”.

“Normalmente hay conflictos en las familias, pero cuando añades un estresor de más de cinco meses sin luz, sin alimentos, se cambian los patrones de vida… acostarse más temprano, buscar gasolina y gastar más dinero… Se le hace más difícil a las personas manejar la vida cotidiana”, abundó.

Santana adelantó parte de los hallazgos de un estudio que conducen investigadores de la UCA, que incluye visitas a comunidades afectadas por el huracán.

A través de cuestionarios, han encontrado que las personas en comunidades aisladas que perdieron sus casas tienen más “ideación suicida” que otros damnificados, y recordó que se estima que el huracán destruyó 70,000 casas.

Si enfrenta problemas y tiene pensamientos suicidas, busque ayuda. Comuníquese con la Línea PAS al 1-800-981-0023. También puede llamar al 9-1-1.


💬Ver 0 comentarios