Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)

Al parecer el temor a ser blanco de los maleantes y el deseo de sentirse más seguro ha motivado que un número mayor de personas soliciten al Estado la portación y posesión de armas.

Esto porque en lo que va de año se han expedido 10,948 licencias para esos efectos. La cifra es un 56% de las 19,555 licencias que se expidieron en el 2013. Es decir, ya se han expedido más de la mitad de la licencias que se concedieron el año pasado.

“Sin duda alguna se va a sobrepasar esa cifra del 2013. En seis meses ya hay más de la mitad”, dijo el director del Negociado de Servicio al Ciudadano de la Policía, Walter R. Lamela Soto.

Básicamente todos los renglones en los que se divide la portación y posesión de armas han crecido el triple o más en comparación con el año pasado. Por ejemplo, los permisos para funcionario público se triplicaron. Subieron de 215 a 1,071. Los de tribunal se cuadriplicaron al subir de 5,571 a 23,121. El permiso de tribunal es aquel radicado para obtener un arma por primera vez mientras que el de policía es para la renovación, dijo Lamela Soto. Por ende, no sólo es que más gente quiera tener un arma sino que aquellos que la tenían y no estaban al día con la ley, han renovado su permiso.

En cuanto a las licencias de tiro al blanco, estas han subido cuatro veces más ya que en el 2013 se concedieron 14,334 y en lo que va del año se han dado 56,560.

“Nos damos cuenta que hay más solicitudes y más licencias otorgadas. La tendencia es esa, que cuando suben unas, suben todas las demás. Además, hubo amnistía mediante la Ley 141 y la Ley142 en diciembre del 2013. Eso permitía que las personas con licencia vencida pagarán un mínimo de multa y pudieran ponerse al día”, destacó al tiempo en que recalcó que quien deje vencer su licencia puede exponerse hasta un máximo de multa de poco más de $5,000.

Sostuvo que el puertorriqueño está buscando “más protección”. Recordó el caso en el 2011 de la comerciante y dueña de un salón de belleza, Wanda Torres Torres, de 45 años,  quien fue asaltada y repelió el ataque con su arma de fuego. La mujer desenfundó su arma de fuego, una pistola Glock, calibre .357, y le hizo frente al maleante. Esto le salvó la vida, según trascendió en aquel entonces. Su esposo es un policía retirado que la instó a poseer y portar un arma de fuego.

“Desde aquel caso, las damas y los caballeros se están protegiendo un poco más”, señaló.

Lamela Soto dijo que los requisitos para portar y poseer un arma incluyen tener 21 años, no haber pertenecido a un grupo que haya intentado derrocar el gobierno y poseer ciudadanía americana


💬Ver 0 comentarios