Keila Ortiz Rivera relata la última conversación que tuvo con su hija.

“La estoy esperando... La estoy esperando en la entrada del caserío. Anoche dormí en el mueble esperándola. La estoy esperando, la estoy esperando”.

Eran las 2:00 p.m. y bajo el sol candente de este viernes Keila Ortiz Rivera, la madre de Keishla Marlen Rodríguez Ortiz, permanecía sentada en la entrada al residencial Villa Esperanza de Caimito, en San Juan, confiada en que su hija llegará en cualquier momento tras pasadas poco más de 30 horas desde su desaparición durante el día de ayer.

“Nosotros, los puertorriqueños, nos distinguimos porque somos buenos padres y yo hago un llamado a las madres como yo que si saben algo que me llamen. Mira yo estoy aquí ahora mismo sentá al frente del caserío esperando que ella llegue”, exclamó Ortiz Rivera a preguntas de El Nuevo Día, mientras lloraba de angustia.

La última comunicación con su hija, para quien se activó la Alerta Rosa, la sostuvo ayer en la mañana. En ese momento, contó, Rodríguez Ortiz le comunicó que se encontraría con el boxeador Félix “El Diamante” Verdejo para enseñarle una prueba de embarazo, de muestra de sangre, que confirmaba que estaba en cinta con un mes y medio de gestación.

“Ayer nosotras hablamos a las 7:00 a.m. ella me dijo: ‘Mami, Félix viene a ver la prueba de embarazo, pero la de sangre’. Yo le dije: ‘Chica, ten cuidado’, porque ya él la había amenazado de que no tuviera el bebé, que él tiene a su familia, que él es boxeador, que es figura pública... Como a las 9:30 a.m. me llama mi otra nena. ‘Mami, Marlen no está en el trabajo, me llamó el jefe’. Eso para mí es súper raro, porque ella (Keishla) es bien responsable en su trabajo, ella trabaja en un grooming. Ella tiene en su casa dos perritos, dos gatitos, siempre está rescatando animales y eso a mí me estuvo raro”, narró Ortiz Rivera.

Tan pronto se enteró que su hija no asistió al trabajo, Ortiz Rivera recordó la conversación que tuvo con Keishla y le pidió a su otra hija que se comunicara con el boxeador. “Cuando lo llama, (a Verdejo) yo le dije: ‘¿Y mi hija?’; y él me dijo: ‘Yo no sé’; y ahí yo le dije: ‘Ya me estás mintiendo, ese es el primer embuste. Porque ella habló conmigo horita y me dijo que tú ibas para la casa de ella cuando tú terminaras de hacer ejercicio’. Y me dijo que no sabía de ella”, alegó Ortiz Rivera.

Verdejo figura como persona de interés para la Policía de Puerto Rico en este caso.

De hecho, el boxeador acudió esta mañana al Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de San Juan tras haber sido citado para una entrevista con agentes de esa división como parte de la pesquisa por la desaparición de Rodríguez Ortiz.

A su llegada, a eso de las 10:30 a.m., los abogados del púgil, Jorge Colina y Elí López Montes, dejaron claro que su cliente no brindaría ningún tipo de declaración a la prensa.

El boxeador olímpico tampoco habló con la Policía y no respondió a las preguntas que le hicieron en el CIC.

“La entrevista que le hicimos era porque alegan familiares de Keishla de que tenían una relación y lo citamos para preguntarle si sabe del paradero de Keishla, si la ha visto o si ha tenido comunicación y eso fue nuestra misión. No respondió ninguna de las preguntas”, estableció el capitán del CIC de San Juan, Luis Díaz Muñoz, en un aparte con El Nuevo Día.

El silencio de Verdejo tomó por sorpresa a la madre de Keishla, por lo que exigió que considere el dolor que atraviesa y “que diga la verdad”.

Para mí, él (Félix Verdejo) es el culpable. Un 100% es él, él. Lo puedo señalar en cualquier corte. Fue él, fue él y fue él. Keishla no es de problemas, no es de estar en negocio bebiendo, saltando ni nada. Keishla es del trabajo a la casa”, alegó Ortiz Rivera, quien añadió que presume que Verdejo no llegó a la casa de Keishla, sino que la citó a otro lugar.

“Yo lo que entiendo es que ella salió rápido de la casa. Que él le dijo, no voy pa’ allá, pero ven a dónde mí”, indicó.

Abundó, al tiempo, que Keishla supuestamente le comentó en varias ocasiones que el púgil la había amenazado y le pedía que abortara al bebé.

“Cuando ella le dijo a él que estaba embarazada, ahí él empezó a amenazarla. Que si te los vas a sacar, que te vas a hacer un aborto, que si yo soy figura pública, que si yo tengo familia, que si la familia de aquí o de allá y ella le dijo ‘tranquilo no lo tienes que reconocer, yo solo quiero mi bebé’”, alegó Ortiz Rivera.

Cuestionado sobre si sabía del embarazo o si estuvo involucrado en la desaparición, Verdejo no respondió las preguntas de la prensa mientras salía de las oficinas del CIC.

Sus abogados tampoco quisieron responder preguntas.

“Vinimos de forma voluntaria. Es todo lo que vamos a decir. Él (Verdejo) no va a emitir ningún tipo de expresiones”, afirmó el abogado Jorge Colina.

La entrevista de Verdejo en el CIC se dio a eso de las 10:20 a.m. de este viernes, justo en momentos en que la Policía acudía al sector Pueblo Indio, cerca de La Central en Canóvanas, donde un ciudadano alertó a las autoridades de un automóvil abandonado con las características similares al de Rodríguez Ortiz, para quien se activó ayer la Alerta Rosa.

El capitán Díaz Muñoz confirmó a este medio más tarde que, en efecto, se trataba del Kia Forte color gris oscuro, de 2016, tablilla número ISS641, el carro de Rodríguez Ortiz.

El vehículo sería transportado más tarde en el día de hoy al Instituto de Ciencias Forenses (ICF) para una investigación exhaustiva de su interior.

Hasta el momento de esta publicación no se tenían confidencias o algún indicio de dónde pudiera estar Rodríguez Ortiz. Sin embargo, Díaz Muñoz aseguró que la búsqueda está diseñada para dar con la joven de 27 años viva.

“Yo la estoy buscando viva. Tengo instrucciones específicas del comisionado de la Policía para usar todos los recursos necesarios y dar con su paradero”, sostuvo el capitán.

El comisionado de la Policía, Antonio López Figueroa, confirmó, además, que entre los móviles del caso no descartan un presunto secuestro, razón por la que se unió el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) a la pesquisa.

Rodríguez Ortiz fue descrita por su familia como de 5′4 y pesa 120 libras, es de tez blanca, cabello largo rubio y ojos marrón.

Keishla Marlen Rodríguez Ortiz.

Si tiene información que pueda dar con el paradero de Rodríguez Ortiz puede llamar de manera confidencial las 24 horas, al 787-343-2020 o al 787-793-1234 ext. 2200.

💬Ver comentarios