Julia Keleher a su salida del tribunal en Washington D.C. (Lenin Nelly/Especial El Nuevo Día)

Washington - Tras ser acusada de siete cargos criminales, la ex secretaria de Educación de Puerto Rico Julia Keleher compareció esta tarde a una audiencia inicial, a puertas cerradas, en el Tribunal Federal de Washington D.C.

Keleher pudo quedar en libertad con el compromiso de presentarse al tribunal federal de San Juan a más tardar el 17 de julio.

Pese a que los cargos en contra de la ex funcionaria del gobierno de Ricardo Rosselló Nevares se presentaron en un pliego acusatorio público, al abrir los casos nuevos ante el foro judicial, la magistrada Deborah Robinson ordenó al público desalojar la sala pues se verían denuncias “selladas”.

Los alguaciles procedieron a tapar las ventanas de las puertas de la sala número 4 del tribunal.

No obstante, Keleher fue captada al salir del tribunal. Vestía una sudadera y unos pantalones como los que se utilizan para hacer ejercicios.

“No puedo decir nada porque fue a puertas cerradas”, indicó la abogada de la oficina del Defensor Público, Ubong Akpan, al salir de las audiencias de esta tarde en la sala de la magistrada Robinson.

Akpan representó a Keleher en la audiencia. Pero, su abogada es la ex fiscal federal María Domínguez.

“Julia está cooperando”, dijo una fuente en Washington.

La magistrada Robinson no fijó una cantidad específica de fianza, sino que le permitió salir bajo su propia firma, según fuentes.

Más temprano, en San Juan, otras cuatro personas acusadas a nivel federal por cargos de corrupción en el Departamento de Educación y en la Administración de Seguros de Salud (ASES) se declararon no culpable ante el magistrado federal Bruce J. McGiverin.

El magistrado McGiverin les concedió salir en libertad bajo fianza durante una vista que se celebró en el Tribunal federal, en Hato Rey. 

Al amanecer, las autoridades federales arrestaron en Puerto Rico a la ex directora ejecutiva de ASES Ángela Ávila y al presidente de BDO Puerto Rico, Fernando Scherrer Caillet. También detuvieron a la contratista Glenda Ponce Mendoza y su hermana, Mayra Ponce Mendoza.

En Connecticut, mientras, fue detenido el contratista Alberto Velázquez Piñol.

Un gran jurado federal los acusó por conspiración para cometer fraude, robo, fraude electrónico lavado de dinero y conspiración para lavado de dinero.

En el caso de Scherrer Caillet, el juez federal le impuso una fianza de $1 millón asegurado, que deberá pagar enefectivo, y una de $1 millón no asegurado, quese puede pagar en activos, por ejemplo, propiedades.

A la exfuncionaria de ASES, se le impuso una fianza de $5,000 asegurados y una de $20,000 no asegurados. Por su parte, a las hermanas Ponce Mendoza les impusieron una fianza asegurada de $5,000 y una de $20,000 no asegurada. 

A los cuatro acusados que fueron llevados a su sala, McGiverin les informó que se exponen a un máximo de 20 años de prisión.

Habla la defensa de Keleher

Los abogados defensores de la exjefa de Educación, María Domínguez y Javier Micheo, dijeron en breves expresiones que están convencidos de la incocencia de Keleher.

"Fue una devota servidora pública y asumió el mando del Departamento de Educación en condiciones extraordinariamente difíciles", indicaron.

Mencionaron también que, como el proceso de investigación federal es controlado por el gobierno, sin participación de la defensa, "no estamos sorprendidos con la acusación de hoy contra Keleher".


💬Ver 0 comentarios