Desde la sala 201 del Tribunal de Primera Instancia de Carolina, la jueza Berthaida Seijo Ortiz informó su determinación de conceder un nuevo juicio a Juan Carlos Meléndez Serrano y Antonio Ramos Cruz tr

Inconforme con la decisión de conceder un juicio nuevo a Juan Carlos Meléndez Serrano y Antonio Ramos Cruz, la jefa de los fiscales Olga Castellón Miranda anunció esta tarde que el Departamento de Justicia presentará una reconsideración por escrito ante la jueza Berthaida Seijo Ortiz, del Tribunal de Carolina.

Esta mañana Seijo Ortiz concedió la petición de nuevo juicio solicitada por la defensa de ambos hombres tras concluir que existe prueba nueva en el caso que no estaba disponible cuando un jurado encontró al dúo culpable en 1992.

“Tan reciente como en el año 2015, el Tribunal Supremo y la jurisprudencia estableció que el juez debe ver la nueva prueba a la luz de toda la prueba presentada en el juicio original de la manera más favorable al veredicto o fallo original”, afirmó Castellón Miranda en declaraciones escritas.

“En este caso, que se vio en sus méritos en 1992, un jurado encontró a ambos acusados culpables en un veredicto unánime. Entendemos que el resultado de la prueba de ADN mitocondrial no cambia la versión de los testigos que declararon durante el proceso judicial”, agregó.

Como parte de su decisión, Seijo Ortiz reinstaló la fianza original de ambos hombres y los refirió a la Oficina de Servicios con Antelación a Juicio (OSAJ) para que esta fuera diferida.

Ambos deberían quedar en libertad bajo fianza hoy tras 25 años tras las rejas.

Meléndez Serrano y Ramos Cruz resultaron convictos por el asesinato de Haydée Teresa Maymí Rodríguez y de sus dos hijos, de tres y cinco años, el 26 de junio de 1989 en su casa en la urbanización Lomas de Trujillo Alto.

Por los hechos conocidos como la “Masacre de Trujillo Alto” cumplían una sentencia de cadena perpetua.

Desde que fueron acusados en 1991, ambos proclamaron su inocencia. Luego de la aprobación de la Ley de Análisis de ADN Post Sentencia, que entró en vigor en diciembre del 2015, solicitaron pruebas de ADN mitocondrial al Departamento de Justicia con el fin de rescatar material genético hallado en la escena del crimen y demostrar que no estaban vinculados al crimen.

“Ciertamente, el Departamento de Justicia va a evaluar la resolución de la honorable jueza Berthaida Seijo y los fundamentos que esbozó para emitir su determinación a raíz de la moción presentada por la defensa y conceder un nuevo juicio, más de 25 años después de ocurridos los hechos”, indicó Castellón Miranda.

En la comunicación escrita, la jefa de los fiscales destacó la labor del Ministerio Público, representado por los fiscales Yamil Juarbe Molina y Martín Ramos Junquera.

Si la juez Seijo Ortiz no cambia de posición, el Departamento de Justicia podría acudir al Tribunal de Apelaciones.


💬Ver 0 comentarios