(horizontal-x3)
Uno de los acusados, Antonio Ramos Cruz. (Vanessa Serra Diaz)

El Departamento de Justicia anunció esta mañana que intentará detener el nuevo juicio que enfrentarían Juan Carlos Meléndez Serrano y Antonio Ramos Cruz, acusados por la muerte de Haydée T. Maymí Rodríguez y sus dos hijos de tres y cinco años el 26 de junio de 1989 en una residencia de la urbanización Lomas, en Trujillo Alto.

El mes pasado la jueza Berthaida Ortiz Seijo, al tener de frente una prueba de ADN mitocondrial que descartaba a ambos individuos como donantes de material genético levantado en la escena, ordenó la celebración de un nuevo juicio y la excarcelación de los hombres, quienes estuvieron 25 años presos.  

Ortiz Seijo resolvió con un no ha lugar una solicitud de reconsideración de Justicia el 7 de julio, por lo que hoy los fiscales Martín Ramos Junquera y Yamil Juarbe anunciaron las intenciones del gobierno de apelar.

El recurso legal sería entregado por la oficina del procurador general, Luis Román Negrón. No se informó en qué fecha será presentado pero el gobierno tiene hasta el 7 de agosto. 

“Estamos en una zona gris, porque se ordenó un nuevo juicio, pero la fiscalía tiene intenciones de recurrir al tribunal apelativo”, sostuvo al salir de la sala 201 del Tribunal de Carolina Vanessa Mullet, parte de la defensa de Ramos Cruz.

En una vista celebrada ante la jueza Gretchka Curbelo, a quien se le ha asignado el nuevo juicio, la magistrada resolvió que todavía es prematura una orden de mordaza solicitada por la defensa de Meléndez Serrano, encabezada por los abogados Juan Matos de Juan y Alex Rosa Ambert, a los efectos de imponer una orden de mordaza en el caso. 

Trascendió que la orden, a la que se opuso Justicia y la defensa de Ramos Cruz, va dirigida específicamente a Juarbe y a Julio Fontanet, del Proyecto Inocencia.

Parte de la defensa de los exconvictos está integrada por abogados de ese programa, que opera desde la Universidad Interamericana. 

Entre sus argumentos para oponerse a la orden, figuran que los comentarios esbozados públicamente sólo guardan relación con el primer proceso de juicio y la solicitud de nuevo juicio a la luz de los resultados de la prueba científica.

Mullet recordó a la prensa que la vista en que la jueza Ortiz Seijo ordenó un nuevo juicio fue televisada y que todavía ni se sabe si el nuevo juicio será por tribunal de derecho o por jurado.

“Nunca se ha tocado la prueba que va a desfilar en el nuevo juicio”, dijo.

Durante la vista trascendió que las defensas de ambos acusados necesitan tiempo extenso para realizar el descubrimiento de prueba. 

De hecho, uno de los abogados originales de Meléndez Serrano ya falleció. La jueza pautó una vista de estado de los procedimientos para el 21 de agosto, fecha en la que espera que Apelaciones haya decidido si paraliza o no el juicio.

Para esa fecha la fiscalía, que asegura contar con una pareja de hermanos como los dos testigos claves en el caso, deberá entregar una lista actualizada de los testigos.

“No tengo razón para entender que los testigos no estarían en posición de sentarse nuevamente”, dijo Juarbe a la prensa en alusión a los hermanos José y Bárbara Martínez.

En cuanto a valor supuestamente exculpatorio del resultado de la prueba de ADN mitocondrial, Juarbe insistió en que no exculpa a los acusados.

“Eso no aporta nada en cuanto a la alegada inocencia de estas dos personas. No tiene nada que ver con la escena, no desmiente a los testigos y no aporta absolutamente nada. Esa ha sido la posición del Departamento de Justicia desde el inicio”.

Antes de culminar la vista, musicalizada por los ronquidos de un individuo que se quedó dormido en la sala 201, Curbelo les recordó a las partes que las reglas de procedimiento criminal han cambiado desde que se celebrara el juicio original en 1992. 

Aunque no concedió la orden en cuanto a la orden de mordaza, sí les recordó a las partes que sean cautelosas en cuanto a las expresiones vertidas públicamente, particularmente en lo que concierne a nueva prueba o prueba a desfilar en el nuevo juicio, que naturalmente no ha comenzado.

Al salir de sala, Ramos Cruz insistió en que está allí “buscando justicia”.

“Hay que esperar un poco más, pero al fin y al cabo estamos reclamando que se haga justicia en este caso”, dijo acompañado por su esposa, Isabel Cortés.

Hoy el periódico Primera Hora publicó una historia con la familia de Maymí Rodríguez, que insiste en la culpabilidad de Meléndez Serrano y Ramos Cruz.

Al solicitarle una reacción a Ramos Cruz, Cortés intervino: “Aquí nosotros tenemos heridas que tenemos que sanar también. Somos víctimas del sistema. Sentimos lo que está pasando la familia de Haydée, pero no por eso tenemos que aceptar algo que no es cierto”, dijo.

“Aquí todos queremos justicia, tanto para ellos, pero acá también”, agregó Ramos Cruz.

Temprano en la mañana, El Nuevo Día pudo conversar aparte con Meléndez Serrano, quien manifestó que Justicia no debe oponerse a que se vea el nuevo juicio.

“Que Justicia permita que se dé el nuevo juicio. Si ellos están tan seguros de que el testimonio de los hermanos es confiable para ellos, que siga el proceso, que se dé. Estamos bien seguros de nuestra inocencia’, dijo al insistir que los testigos mintieron 'varias veces'”.

“Aquí se va a quitar toda la careta de esta fabricación del caso”, agregó.

Meléndez Serrano, padre de siete, dijo que en el mes que lleva fuera de la cárcel ha conocido a seis de sus 14 nietos. Los que faltan por conocer, viven en Estados Unidos.

Destacó, particularmente la importancia de establecer una nueva relación más cercana con su hijo Juan Luis.

“Nunca compartí con él cuando niño y ahora nos estamos conociendo mucho más. Está súper contento”, comentó al explicar que si bien lo visitaba a la cárcel, “convivir con él no es lo mismo”.

Meléndez Serrano estuvo acompañado en el tribunal por su madre, Luz María Serrano y su prometida, Norca Iris.


💬Ver 0 comentarios