(semisquare-x3)
Áurea Vázquez Rijos es llevada a la guagua que la transportará del tribunal federal a la cárcel. (Luis Alcalá del Olmo)

El juicio por el asesinato del empresario canadiense Adam Anhang continuó esta mañana con el testimonio de Alexis García, quien aseguró que Áurea Vázquez Rijos le preguntó en dos ocasiones si conocía a un “gatillero”.

García precisó que tuvo una relación sentimental con la ahora viuda de la víctima entre diciembre de 2004 y febrero de 2005.

El testigo mencionó que se involucró sexualmente con Vázquez Rijos, quien está acusada del asesinato del comerciante, porque tuvo la impresión de que ella había roto su relación con Anhang.

Uno de los encuentros sexuales ocurrió en el hotel Caribe Hilton, en San Juan, entre diciembre de 2004 y enero de 2005, cuando García indicó que ella le hizo la primera pregunta.

“Ella me preguntó bien claramente si yo conocía un gatillero”, declaró García, quien dijo que le contestó que no y pensó que era una “conversación de almohada”.

“Lo tomé como si fuera un grano de sal”, indicó García, usando una frase común entre los angloparlantes, en referencia a que no lo tomó en serio.

“Era como una manera de tantearme, porque yo era de Nueva York”, agregó en la sala del juez Daniel Domínguez, en el Tribunal federal del Viejo San Juan.

Sostuvo que para febrero de 2005 había terminado la relación física con Vázquez Rijos.

La boda de Vázquez Rijos con Anhang fue en marzo de 2005.

Señaló que la segunda vez que le hizo la misma pregunta ocurrió “unos meses después, por teléfono”.

“Me preguntó si conocía a un gatillero”, añadió. “Ya me había distanciado. Pensé que estaba un poco fuera de sí. Me sentía incómodo con ella”.

Cuando se le preguntó a García qué entendía por gatillero (“hitman”), contestó que es alguien que contratas para matar a otra persona.

Este es el segundo testigo de la fiscalía federal que señala en este juicio que Vázquez Rijos preguntó por un asesino.

El primer testigo en hablar sobre este tema fue el abogado Edwin Prado, quien había preparado el convenio para el matrimonio de Vázquez Rijos con Anhang.

Prado explicó que la boda se celebró en marzo y unas semanas más tarde, Anhang le pidió que le recomendara un abogado para divorciarse.

Añadió que dos meses después de haber preparado el acuerdo prenupcial, Vázquez Rijos se presentó a su oficina “sin avisar”.

A preguntas del fiscal federal José Ruiz, Prado indicó que Vázquez Rijos “me dijo que un abogado, que no mencionó quién era, le aconsejó que ella estaría mejor con Adam muerto que vivo, según el acuerdo prenupcial”.

Prado sostuvo que al principio pensaba que Vázquez Rijos estaba bromeando, pero luego recordó las palabras de Anhang, en el momento en que estaban completando el acuerdo prenupcial, cuando el canadiense le instruyó a dejar el lenguaje del acuerdo para que le correspondiera como viuda lo que establecen las leyes de Puerto Rico.

Según las capitulaciones (acuerdo matrimonial), como viuda, Vázquez Rijos recibiría un tercio de la fortuna de Anhang, lo que representa $8 millones de los $24 millones en que estaba estimada, informó el mismo empresario.

“Le dije (a Vázquez Rijos): ‘Sabes qué, quizás sí estás mejor con él muerto’. Pensando que ella estaba bromeando”, declaró Prado.

Entonces, Prado contestó que “ella me preguntó: ‘¿Conoces a alguien que pueda hacer ese trabajo?’ Yo le dije: ‘Estás loca, yo no conozco ese tipo de gente’. Ella me dijo: ‘Los cantantes que representas deben conocer a alguien’. Le dije que no conocía a nadie”.

A preguntas del fiscal Ruiz, Prado indicó que entendía que las expresiones de Vázquez Rijos se referían a buscar a alguien para asesinar a Anhang.

¿Qué vieron las cámaras de seguridad?

El segundo testigo en declarar hoy fue Pedro Toledo, hijo del exsuperintendente de la Policía del mismo nombre, cuya compañía estaba a cargo de las cámaras de seguridad del restaurante Drangon Fly en San Juan, donde Anhang y Vázquez Rijos cenaron antes de que el canadiense fuera asesinado.

En las imágenes pudo ver cuando la pareja llegó a eso de las 10:05 p.m. del 22 de septiembre de 2005.

Luego, a eso de las 10:17 p.m., se ve a Vázquez Rijos caminar hacia la salida y luego regresar a las 10:20 p.m.

Según el vídeo mostrado en la sala, se observa que ambos salieron del restaurante a las 11:43 p.m. En otro vídeo se ven caminando por la calle Fortaleza, en dirección hacia la residencia del gobernador.

Vázquez Rijos está acusada de conspirar para asesinar a su esposo. También está acusada de participar en el plan su hermana, Marcia Vázquez Rijos, y su excuñado José Ferrer Sosa.


💬Ver 0 comentarios