La exsecretaria de Educación, Julia Keleher. (GFR Media)

Iovaska Claudio Vargas, quien era asistente personal de la exsecretaria de Educación, Julia Keleher, fue sentenciada este martes por la jueza Aida Delgado Colón a 18 meses de probatoria.

La mujer se declaró culpable el pasado 30 de mayo de los cinco cargos que pesaban en su contra por hacer declaraciones falsas. Durante la vista en la sala 1 del Tribunal Federal en Hato Rey, la jueza determinó que Claudio Vargas cualificaba para una sentencia de probatoria, como recomendó la fiscalía federal.

La fiscal federal que atendió el caso, Marie Christine Amy, indicó que “considerando que (Claudio Vargas) aceptó responsabilidad” y llegó a un acuerdo para restituir cerca de $3,000 al gobierno federal, la fiscalía recomendaba una sentencia de 18 meses de probatoria.

Amy también indicó que Claudio Vargas estaba recibiendo el apoyo de su familia. Durante la vista de sentencia también se indicó la exempleada de Keleher está pagando $100 mensuales al gobierno para restituir la suma de dinero. Por los cinco cargos la mujer se exponía a un máximo de cinco años de prisión.

Claudio Vargas estuvo acompañada por su representante legal, el licenciado Allan A. Rivera Fernandez. “Para ella la saga terminó aquí”, expresó el abogado en declaraciones a El Nuevo Día.

La declaración de culpabilidad de Claudio Vargas fue sin ningún tipo de acuerdo con la fiscalía, por lo que se suscribe exclusivamente a lo que señala su acusación. La exempleada de Keleher fue arrestada en diciembre.

El caso comenzó con una declaración jurada de un agente de la Oficina del Inspector General del Departamento de Educación de Estados Unidos, que trabajó en conjunto con el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

La acusación no estaba relacionada con los presuntos esquemas de fraude y lavado de dinero en Educación, por los que fue arrestada Keleher en el mes de julio, pero surgió a raíz de la misma investigación.

La declaración alega que en el transcurso de la pesquisa encontraron que Claudio Vargas mintió al llenar solicitudes de asistencia federal para el programa de Vivienda federal conocido como Plan 8, por los que recibía $800 mensuales.

Asimismo, indica que recibió beneficios federales para participar del programa de Medicaid.

En esas solicitudes señala que no trabajaba para ninguna compañía pública ni privada ni era su propia jefa de algún negocio, y que solamente recibía $400 de asistencia nutricional para menores de edad.

“Sin embargo”, alega la denuncia, “se ha revelado que temprano en el 2017 Claudio conoció a Oficial Público 1 del PRDE (Departamento deEducación de Puerto Rico, por sus siglas en inglés) y comenzó a trabajar como su asistente personal hasta el presente recibiendo ingreso mensual por sus servicios”. El Nuevo Día supo entonces que ese “Oficial Público 1”, no identificado en la denuncia, es Keleher.


💬Ver 0 comentarios