Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Con el “no ha lugar”, finaliza la controversia judicial en torno a la nulidad de los permisos y le corresponde remover la construcción.
Con el “no ha lugar”, finaliza la controversia judicial en torno a la nulidad de los permisos y le corresponde remover la construcción. (David Villafañe Ramos)

El Tribunal Supremo de Puerto Rico le puso el lunes punto final a la controversia sobre la nulidad del permiso de construcción del área recreativa del condominio Sol y Playa, en Rincón, con la desestimación de la demanda incoada por el Consejo de Titulares contra la Junta de Planificación de Puerto Rico.

💬Ver comentarios