El productor Sixto George en le tercer día de juicio en el Tribunal federal localizado en el Viejo San Juan.
El productor Sixto George en le tercer día de juicio en el Tribunal federal localizado en el Viejo San Juan. (STEPHANIE ROJAS)

El fiscal de la División de Integridad Pública del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Michael Nicholas Lang presentó, este miércoles, ante el jurado de 12 hombres y mujeres, fragmentos de una conversación grabada en la que el productor de televisión y radio Sixto “George” Díaz Colón supuestamente pidió beneficios para sí mismo y otros a cambio de controlar la furia que Raúl “Raulie” Maldonado Nieves, hijo del exsecretario de Hacienda y exsecretario de la Gobernación Raúl Maldonado Gautier, tenía contra la administración de Ricardo Rosselló.

“Él quiere $300,000 en ‘cash’ o cheque. Lo está haciendo para joder con ustedes”, leyó Lang de la transcripción que preparó el Ministerio Público de Estados Unidos de la reunión -el 16 de juliode 2019- entre el acusado y el exsecretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Anthony Maceira Zayas, en el restaurante Il Postino, en Miramar.

En el tercer día de juicio contra Díaz Colón por el alegado delito de extorsión, Lang, junto a la fiscal del distrito de Puerto Rico, Myriam Fernández, presentaron fragmentos del audio que Maceira acordó grabar con el FBI. El sonido salía por las bocinas cercanas a donde están ubicados el jurado, el juez Francisco Besosa y el testigo, mientras Maceira Zayas explicaba y contextualizaba el audio.

De hecho, el abogado defensor, Rafael Castro, objetó varias veces que difícilmente se escucha lo que Maceira y la fiscalía le atribuyen haber dicho a su cliente. El juez Besosa le reiteró que será el jurado quien determinará eso, pues “podrán escuchar el audio cuantas veces quieran y tienen la transcripción admitida como evidencia”.

Maceira Zayas ha testificado durante dos días consecutivos sobre cómo Díaz Colón pidió $300,000 supuestamente para Maldonado Nieves, al igual que la asistencia suya en la renovación de contratos y que se le contratara como consultor, por conducto de una corporación que no lleva su nombre, para producir un programa de propaganda para la administración.

Díaz Colón producía en aquel entonces programas para la emisora Z93 y el canal televisivo Mega TV, ambos de Spanish Broadcasting System, Inc. (SBS).

Maceira Zayas prosiguió contando cómo Díaz Colón le narraba una supuesta conversación previa que había tenido con Maldonado Nieves. “Es como si esto fuera la mafia Corleone”, le dijo Díaz Colón en alegada referencia a las exigencias de Maldonado Nieves, según leyó el fiscal.

Para el momento de la reunión entre ambos, ya se habían divulgado 889 páginas del chat, que comprendían conversaciones entre el gobernador y 11 colaboradores cercanos entre noviembre de 2018 a enero de 2019. “La impresión que yo tuve es que había más chats en camino”, leyó Lang sobre una parte de la conversación atribuida a Díaz Colón. “Yo tuve la impresión de que es una estrategia para que todos se caguen encima”, agregó.

En todo momento, Díaz Colón enfatizó lo enojado que estaba el hijo de Maldonado Gautier con la administración Rosselló por denuncias públicas contra él, que le atribuían directamente a La Fortaleza. Maceira Zayas compartió su impresión de que él decía eso “para validar la amenaza, que, aunque se habían revelado 889 páginas, todavía había riesgos presentes”.

Maceira Zayas explicó lo que pasaba por su mente en ese momento: “Me estaba pintando un cuadro de esta persona loca, llena de odio, que solo quería lastimarnos a todos”. “Tengo terror”, le confesó al productor durante la conversación.

Lo otro que supuestamente pidió a cambio

Más adelante, el fiscal presentó otro segmento en que el acusado mencionaba que el secretario de Hacienda, Francisco Parés, le había detenido unos contratos, que él había adquirido bajo la jefatura de Maldonado Gautier. Maceira Zayas explicó que, en una reunión anterior -el 21 de junio de 2019-, el acusado le había explicado que recibía una tasa de retención de $4,000 mensuales de esos contratos.

“Están cuestionando las facturas solo por joder”, leyó el fiscal Lang sobre una queja de Díaz Colón, en referencia al secretario nuevo de Hacienda.

Se refirió a las empresas Social Consulting LLC y Collective Impact LLC, ambas creadas en marzo de 2019 y que contrataron con la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP) y Hacienda, respectivamente. Los contratos se otorgaron entre uno a dos meses después de la creación de las empresas, cotejó El Nuevo Día en los registros públicos de la Oficina del Contralor y el Departamento de Estado. Ninguna estaba registrada a nombre de Díaz Colón, sino de otras personas -Madeline López y Lydmary Torres -que se anticipa sean llamadas a testificar.

La fiscalía presentó como prueba un mensaje de Díaz Colón a Maceira Zayas, el mismo 16 de julio, en el que le mencionaba los nombres de estas empresas, y entre paréntesis, las agencias con las que tenían contratos.

Maceira Zayas contó que el productor le compartió la impresión de que los amigos y consejeros del exgobernador Rosselló, Carlos Bermúdez o Elías Sánchez, le podían estar bloqueando los intentos para renovar ambos contratos.

El pacto de OGP con Social Consulting le permitía facturar hasta $40,000, que se pagaban directamente a “analistas, especialistas en comunicaciones, especialistas en producción de contenido y mercadeo”, entre otros. Mientras que el contrato con Collective Impact LLC le permitía cobrar hasta $70,000, que se dividían entre varias personas para dirigir el proyecto, investigar y hacer diseño digital, entre otros servicios.

En una parte del audio, Maceira Zayas aseguró que Díaz Colón se refirió a Luis Otero, un talento en ese entonces del programa Nación Z, quien tenía un segmento de “innovación social”. “Es uno de los muchachos que ofrece el servicio”, preguntó con la respuesta afirmativa de su compañero en la reunión.

Díaz Colón mencionó también a la abogada Mayra López Mulero y los políticos Gary Rodríguez y Jorge De Castro Font (quien encontró en la emisora su primer trabajo tras salir de prisión por corrupción) como otras de las figuras públicas que tenía a su disposición en los programas que producía.

El acusado se refirió, específicamente, a Jorge Pabón “El Molusco”, Tomás Ramos “Red Shadow”, Roque Gallart “Rocky the Kid”, Angelique Burgos “la Burbu” y Antulio “Kobbo” Santarrosa, para quien pidió $50,000 adicionales a cambio de que dejaran de pedir la renuncia del gobernador y se distanciaran de las manifestaciones, contó el testigo. Aseguró que, a diferencia de Santarrosa, otros podían ser más económicos. Ese era el caso de Rocky the Kid, de quien Díaz Colón supuestamente aseguró que costaba $6,000. “Bro, te estoy dando información confidencial”, le dijo a Maceira Zayas según la transcripción leída por el fiscal.

Los tres esquemas, resumió el testigo a preguntas del juez, consistían del pago de $300,000 supuestamente para Maldonado Nieves; dinero adicional para que personalidades de los medios que él controlaba difundieran propaganda o mensajes favorables a la administración; y la renovación de dos contratos de los que Díaz Colón obtenía un beneficio personal.

El propio Maceira Zayas contó que Díaz Colón se contradecía, al responder la pregunta de si, con los pagos, garantizaba que no salieran más chats que comprometieran a la administración. “Con eso, te garantizo que él para de joder”, dijo en una ocasión. “Claro, digo, tengo que hablar con él”, contestó en otra ocasión. “Bueno, lo puedo garantizar prestándome pa la hija de putada que me pidió este tipo”, leyó también el fiscal Lang en inglés.

Maceira Zayas contó que se reunió con el FBI tres veces. En la tercera ocasión, la agencia federal le propuso que volviera a encontrarse con Díaz Colón para entregar personalmente una porción del dinero. “Lo rechacé porque pensé que no iba a funcionar. La cantidad iba a ser significativamente más baja de los $300,000 que me había pedido. Ademas, me iba a sentir muy incómodo. Como me dijeron que estaba ahí voluntariamente, dije que no lo iba a hacer”, contestó.

💬Ver comentarios