Ana Lydia Vega
💬

¿Adiós cuarenpenas?

Las epidemias tienen apodos populares que forman parte de la historia léxica de un país: sarango, farfallota, tos de perro, viruelas locas, fiebre rompehuesos, monga, dengue, zika, chikunguña… La criollización de la pandemia que nos visita en estos meses es solo cuestión de tiempo. Dados los estragos fulminantes que causa en los pulmones, no sería de extrañar que futuras generaciones salvadas por la vacuna le endilgaran un mote tipo “el ajogazo”, superlativo sucesor del “ajoguillo” asmático.

Otras columnas de Ana Lydia Vega

domingo, 6 de septiembre de 2020

Llegó la teleterapia electoral

¿Por qué no atender un área tan olvidada como la de los estragos mentales que sufren cada cuatrienio los electores? Y más ahora que nos ha tocado una sobredosis letal de votaciones: las primarias, las secundarias, las generales y la del plebimito del yes y el no, escribe Ana Lydia Vega

domingo, 9 de agosto de 2020

Cual bandada de palomas

Ha quedado clarísimo que el contagio y las muertes por coronavirus están en plena escalada. Bajo esas circunstancias, nadie en su sano juicio querría enviar a sus hijos a un moridero potencial, dice Ana Lydia Vega

domingo, 5 de julio de 2020

Habla el corruptólogo

“Se me ha encomendado un tema fascinante: el impacto social de la corrupción. Confieso que la palabra me incomoda. Suena a pecado, a perversión. Le resta ‘standing’ a uno de los quehaceres más antiguos de la humanidad”, escribe Ana Lydia Vega

domingo, 7 de junio de 2020

Memmi presente

Con un referéndum de estatus a la vuelta de la esquina, el momento luce más que propicio para repasar los dos desenlaces de la encerrona que examina Memmi: la asimilación o la rebeldía, escribe Ana Lydia Vega