OPINIÓN
Desde mi perspectiva
Se adhiere a los criterios de The Trust Project
Conoce el proceso de fatiga muscular, determinante en muchas lesiones en atletas

La fatiga muscular es un factor determinante para múltiples lesiones, molestias e incluso perdida de funcionalidad permanente, escribe el fisiólogo del ejercicio, José Cruz

10 de febrero de 2024 - 10:24 PM

Las opiniones expresadas en este artículo son únicamente del autor y no reflejan las opiniones y creencias de El Nuevo Día o sus afiliados.

La fatiga muscular va más allá de sentirse cansado. Se trata de una situación en la que el atleta experimenta impotencia unida a sensación de cansancio en el entrenamiento, competencia y también en el periodo de descanso.

Hace su aparición cuando las fibras musculares comienzan a perder su capacidad de contraerse y, a su vez, relajarse. Una deficiencia molecular, encargada de la reacción que provoca contracción y relajación, da paso a la fatiga.

El rendimiento del deportista falla, además va unido a una sensación de pesadez en los músculos y a un aumento del ritmo cardíaco y respiratorio que puede terminar en una lesión, incluso de daño estructural.

En peligro los músculos:

La fatiga afecta directamente a la forma en la que el cuerpo va a responder a un estímulo y a unas demandas determinadas.

Los músculos además de responder a las demandas de un entrenamiento, competencia y planificación de todo un ciclo, tienen otras funciones y responsabilidades muy importantes como la protección de los órganos internos. También protegen y brindan estabilidad al sistema óseo (huesos) y a la articulaciones como el hombro, codo, cadera, rodilla y tobillo.

Una estructura que se ve afectada por la fatiga es el músculo. La fatiga muscular es un factor determinante para muchas lesiones, molestias e incluso perdida de funcionalidad permanente.

¿Por qué se produce la fatiga muscular?

La fatiga muscular se produce debido a la disminución de los niveles de glucógeno, calcio y ATP en el músculo. Esto provoca que el músculo no pueda desarrollar su función correctamente.

La lesión, dolor o molestia aparecen cuando al músculo fatigado se le exige demandas a las que no puede responder, ya que no dispone de reservas para responder a ese estímulo.

Esto afecta a nivel estático y a nivel dinámico. A nivel estático no podemos producir la misma fuerza por lo que nos afectaría en todos los ámbitos en los que aún estando sin movimiento el músculo se está contrayendo.

A nivel dinámico simplemente el atleta no será capaz de realizar actividad referente a entrenamiento, movilidad, ejecución o exigencia acorde con la demanda de su deporte.

No se puede establecer el momento exacto en el que aparece la fatiga muscular ya que tiene que ver con una combinación de aspectos entre los que se encuentra el estado físico, la edad, el descanso, la hidratación la alimentación y, por supuesto, la genética.

Patologías ocultas (sin diagnosticar) como lo es algun diagnóstico o problema de tiroides, anemía, entre otras, son elementos relevantes a tomar en consideración.

Acumulación de ácido láctico

El ácido láctico es una sustancia producida por el tejido muscular del cuerpo. Cuando esta se acumula, ocasiona una descompensación de las fibras musculares, cuyo resultado es la fatiga muscular.

Esto también altera su pH y lo vuelve más ácido, por lo que las fibras musculares no pueden llevar a cabo correctamente su función y se llega más rápido al cansancio extremo.

Dolor generalizado

El dolor es una señal que emite el cuerpo para avisarnos que algo no está bien. Se puede manifestar como hormigueos, ardor o pinchazos (parestesia).

Si se trata de un dolor moderado -agudo por encima de 5, en una escala del 1 al 10- y es muy probable que deje de ser una síntoma de fatiga muscular y se convierta en una lesión

Por eso en cada persona el «límite motor» es diferente e incluso en una misma persona se puede alcanzar con diferentes niveles de entrenamiento .

Lo cierto es que la fatiga muscular, además de ser un problema en sí misma, denota que algo se está haciendo mal en la programación de los entrenamientos y puede ser el paso previo a lesiones severas en el futuro.

Se produce por una reducción de los niveles de calcio necesarios para una adecuada contracción y relajación muscular, por acumulación de ácido láctico o por deficiencia de glucógeno, pero también por una hidratación inadecuada .

En general, el músculo activo necesita nutrirse de oxígeno y de glucógeno. Con el aumento de la intensidad se incrementa esa necesitad y el tejido necesita más energía lo que lleva a un aumento de la producción de ácido láctico produciendo una acidosis metabólica .

Si el esfuerzo continúa creciendo, la fuente de energía para el músculo deja de ser el glucógeno y pasa a ser la proteína mientras que el suministro de oxígeno empieza a ser insuficiente.

Todo esto hace que empeore la acidosis y llegan las dificultades para contraer y relajar las fibras adecuadamente.

Un masaje terapéutico, trabajo de movilidad y flexibilidad, medias de compresión o baños de agua fría y caliente (contraste) son algunos de los remedios que pueden mejorar la fatiga muscular .

Causas:

-Deficiencia en movilidad y flexibilidad

- Esfuerzo demasiado intenso

- Falta de recuperación

- Dificultad para descansar y conciliar el sueño

-Planificación inadecuada

- Problemas con tiroides

- Anemia

- Consumo de drogas o alcohol

- Efectos secundarios de medicamentos

- Mala alimentación

- Hidratación deficiente

Consejos:

- Salvo que tenga relación con algún tipo de enfermedad como la anemia o los problemas con la glándula tiroidea, la fatiga muscular puede evitarse siguiendo unos consejos sencillos e importantes:

  • Busca una evaluación con un profesional de la salud con conocimiento en deportes.
  • Planifica los entrenamientos adecuadamente.
  • Mantén una dieta saludable.
  • Presta atención a la hidratación.
  • Respeta las horas de sueño y los días de descanso.
  • Adapta la intensidad progresivamente.
  • Dale al calentamiento y a los estiramientos la importancia que tienen.

Escuchar a el cuerpo, darle el descanso que necesita, no forzarlo y tener una alimentación balanceada es la clave para alcanzar un bienestar general.

El ejercicio, la actividad física y la preparación física desde el nivel amateur hasta el elite, necesitan los complementos esenciales para lograr resultados. De lo contrario, todo el esfuerzo resulta en vano.

(El autor es fisiólogo del ejercicio y posee un centro de desarrollo y capacitación. Puede ser contactado al correo electrónico: jc_scs@yahoo.com)

Guías de Opinión
Las columnas deben enviarse a Gerardo Cordero: gerardo.cordero@gfrmedia.com. Las columnas tienen que ser de 300, 400 o 500 palabras. Al enviarnos su columna, el escritor concede a GFR Media una licencia exclusiva, perpetua, irrevocable, sublicenciable, mundial y libre de regalías para reproducir, copiar, distribuir, publicar, exhibir, preparar obras derivadas, traducir, sindicar, incluir en compilaciones u obras colectivas, y de cualquier otro modo de forma general utilizar su columna (en todo o en parte), sin reserva ni limitación alguna, en cualquier medio (incluyendo pero sin limitarse, a las versiones impresas o digitales o en los sitios web o aplicaciones móvil del periódico El Nuevo Día), forma, tecnología o método conocido en el presente o que sea conocido, desarrollado o descubierto en el futuro. El autor acepta que GFR Media, LLC, podría cobrar a los suscriptores las versiones digitales, sitios web o aplicaciones móviles de GFR Media por el acceso a la columna. has context menu


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: