Antonio Quiñones Calderón
💬

Historia electoral: un nuevo modelo de desarrollo social

Esta serie presenta el desarrollo de las elecciones en Puerto Rico a lo largo de más de un siglo de historia, desde la primera elección general en 1900 hasta la de 2016. Incluye el surgimiento y cambios de los partidos y movimientos políticos; la tendencia participativa de electores, a base de las estadísticas oficiales; y los acontecimientos de especial relevancia susceptibles de afectar los resultados de un proceso electoral. Antonio Quiñones Calderón es periodista y autor de varios libros sobre política y gobierno, incluyendo “Historia política de Puerto Rico”.

En la elección general de 1940 podían votar 714,960 electores, de los que lo hicieron 568,851 (79.5%). El resultado de los comicios fue una sorpresa colectiva y abrió una nueva época en la historia electoral de Puerto Rico. El nuevo Partido Popular Democrático, solo, recibió 214,857 votos (37.7%), más que todos los demás partidos contados separadamente. La Coalición de los partidos Unión Republicana y Socialista obtuvo 222,423 votos conjuntamente (39.1%) y la Unificación Puertorriqueña Tripartita recibió 130,299 (22%). Con una ventaja de menos de 8,000 sufragios, la Coalición eligió a Bolívar Pagán comisionado residente. Sin embargo, el Partido Popular Democrático eligió 10 de los 19 senadores en disputa (incluyendo ocho por los distritos de Arecibo, Mayagüez, Ponce y Guayama), 18 representantes y los alcaldes de 29 municipios. Luis Muñoz Marín fue elegido presidente de la Cámara alta. En la Cámara de Representantes se dio un hecho inédito hasta entonces: la Coalición y los populares resultaron empatados en el número de escaños obtenidos: 18 cada uno. Sin embargo, los tres representantes de la Unificación elegidos unieron sus votos a los del PPD para que esa colectividad pudiera organizar la Cámara de Representantes. Así, Samuel R. Quiñones fue elevado a la presidencia del cuerpo legislativo.

En septiembre siguiente inició la gobernación de Rexford G. Tugwell, un intelectual de mente y actitudes liberales, bajo cuyo mandato de cinco años sentó las bases del nuevo modelo de desarrollo social y económico de Puerto Rico, con el senador Muñoz Marín apoyando todas sus iniciativas.

Mientras tanto, con la muerte de Rafael Martínez Nadal en julio de 1941 desaparecía la cosecha de los más influyentes líderes políticos de la época: Muñoz Rivera, Barbosa, De Diego, Barceló, Iglesias Pantín y el propio Martínez Nadal.

En tanto, una quiebra por personalismos en la Unificación culminó con el resurgimiento del Partido Liberal Puertorriqueño bajo la presidencia de José Ramírez Santibáñez. Eventualmente, los tres partidos de oposición (Unión Republicana Progresista, Liberal y Socialista) irían a la elección general, separadamente, pero con candidatos comunes para todos los cargos electivos. En febrero de 1943, los partidos Unión Republicana, Liberal, Socialista y Popular Democrático suscribieron una Declaración de Derechos y Petición de Justicia, reclamando el fin del sistema colonial imperante, permitir al pueblo el derecho de autodeterminación, decidir el estatus político final de la isla y elegir el gobernador mediante el voto popular. En marzo, el presidente F. D. Roosevelt recomendó al Congreso que enmendara la ley Jones para, entre otras cosas, permitir la elección del gobernador por los puertorriqueños. El proyecto presentado a esos efectos fue aprobado por el Senado, pero murió de inacción en el Comité de Asuntos Insulares de la Cámara de Representantes.

Efectuada la elección general de 1944, con la participación de 591,978 (82.2%) del universo de 719,759 electores, el PPD obtuvo un triunfo arrollador al conseguir 383,280 votos (64.7%) frente a los 208,516 (35.2%) de los tres partidos de oposición: Unión Republicana Progresista (101,280/17.1%), Socialista (68,107/11.5%) y Liberal Puertorriqueño (38,630/6.5%). El PPD eligió 17 senadores, 37 representantes y prevaleció en 69 municipios. La Unión Republicana Progresista sólo dos legisladores por acumulación y el Socialista, uno. Jesús T. Piñero fue elegido comisionado residente, mientras Muñoz Marín continuó en la presidencia del Senado y Francisco M. Susoni padre fue elegido presidente de la Cámara de Representantes.

Otras columnas de Antonio Quiñones Calderón

martes, 1 de diciembre de 2020

Dos virus; dos presidentes

En sus memorias, el expresidente Barack Obama relata “la posibilidad de una catástrofe real” que advirtió cuando, en el verano de su primer año en la Casa Blanca, se le informó de un brote de gripe en México, escribe Antonio Quiñones Calderón

sábado, 28 de noviembre de 2020

Esos pequeños detalles

Desde luego que hay que planificar y actuar con diligencia para el desarrollo e implantación de proyectos de gran magnitud. Pero nada puede hacerse en menoscabo de ‘esos pequeños detalles’ que hacen la diferencia en las vidas de cada persona, plantea Antonio Quiñones Calderón

jueves, 12 de noviembre de 2020

¿Nueva era de dañinas mogollas políticas?

Tan obcecada es la inquina del actual liderato popular con el PNP que está dispuesto a unir sus votos, irónicamente, a los partidos que le chuparon la sangre en la pasada elección general, escribe Antonio Quiñones Calderón

miércoles, 4 de noviembre de 2020

Un mandato claro para la igualdad política

Con los resultados del plebiscito a favor de la estadidad, no hay justificación para una estrategia obstruccionista de los opositores a esa opción descolonizadora, opina Antonio Quiñones Calderón

 

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: