Wilfrido G. Ortiz
💬

El delicado balance de la planificación post-Fiona

Nota del editor: te invitamos a mantenerte bien informado durante esta emergencia. Accede libre de costo a todas las noticias y actualizaciones relacionadas con el paso del huracán Fiona por Puerto Rico. Gracias por apoyar el periodismo responsable. Suscríbete hoy.

En Puerto Rico la mala planificación acumulada a través de décadas nos está pasando factura. Uno de los temas más protagónicos de nuestra vulnerabilidad lo es el de la vivienda. Parte del problema ha sido la corrupción de desarrolladores que actúan en contubernio con funcionarios inescrupulosos. Sin embargo, eso no representa la totalidad del dilema como muchos piensan.

Trabajos en una carretera del sector Los Pinos del Barrio Llanos en Aibonito, donde un deslizamiento retrasó trabajos de recuperación de FEMA tras el paso del Huracán María en 2017.
Trabajos en una carretera del sector Los Pinos del Barrio Llanos en Aibonito, donde un deslizamiento retrasó trabajos de recuperación de FEMA tras el paso del Huracán María en 2017. (Carlos Rivera Giusti)

Tenemos cientos de miles de casas construidas por las propias familias quienes, aunque se crean arquitectos o ingenieros, no lo son. Cada cual resuelve como puede, pero la realidad es que esas viviendas representan una parte significativa de nuestra fragilidad ya que fueron hechas sin una evaluación del terreno, ni de la carga que conllevaban para la infraestructura pública, ni un diseño adecuado, ni un permiso de construcción. Así las cosas, terminamos con comunidades enteras construidas con columnas de altura irregular en laderas con caminos altamente susceptibles a deslizamientos, o en zonas inundables. De igual forma, tenemos un número demasiado grande de viviendas que no cumplen con códigos de construcción para resistir vientos huracanados o terremotos.

Gracias a nuestra ideología paternalista esas construcciones fueron legalizadas al otorgarles luz y agua, ya que las agencias del Estado han cedido históricamente a la presión electoral que representan las familias. Así hemos adoptado el refrán tan generalizado de que aquí “es mejor pedir perdón que pedir permiso”. No hemos aprendido de los desastres pasados como el de Mameyes.

El huracán Fiona acaba de lastimarnos heridas que no han cicatrizado desde hace cinco años. Nuestra memoria colectiva se divide entre Antes de María y Después de María. Todos hemos llegado a aceptar la idea de que Puerto Rico debe fortalecerse para resistir mejor estos fenómenos, pero las palabras “resiliencia” y “planificación” se han prostituido tanto que ya casi pierden su significado.

Se podría decir que el ejercicio de la planificación es un arte entre la tecnocracia y la democracia, y reconciliar esas fuerzas que a veces tiran en direcciones opuestas resulta un reto. No obstante, es un cambio cultural absolutamente necesario en nuestro país.

¿Qué es lo que significa esto en términos prácticos? Que en Puerto Rico tenemos comunidades enteras que deben ser reubicadas y no reconstruidas, especialmente las que ubican en áreas donde la costo-efectividad de la infraestructura se reduce al punto de ser una carga demasiado onerosa para el erario. Esto resulta fuerte de asimilar porque en Puerto Rico tenemos una tradición anti-urbanística que ha romantizado la vida rural y pobre como símbolo más auténtico de lo puertorriqueño. Por lo tanto, cualquier estrategia que cuestione la permanencia de una comunidad que ubica en una montaña de difícil acceso, o en una zona rural que se inunda, se interpreta como un ataque al corazón de nuestra identidad como pueblo. Sin embargo, no puede haber cambio haciendo las cosas de la misma manera.

El señalar el problema de la vivienda mal construida (ya sea porque no cumple con códigos o porque ubica en terrenos no aptos, debido a deslizamientos o inundabilidad) no puede limitarse a los casos llamativos como los de los condominios donde viven personas de un mayor poder adquisitivo. Nuestra vulnerabilidad en la vivienda, desde la perspectiva de diseño y suelo, trasciende líneas socioeconómicas. Por lo tanto, tenemos que evolucionar hacia un esfuerzo más técnico y menos ideológico porque, tanto una perspectiva elitista como una populista hacen que desatendamos una parte importante del problema que se queda sin resolver.

LEE MÁS:

La urgencia de federalizar la reconstrucción de Puerto Rico, por Gustavo Vélez

La recuperación después de Fiona, por Deepak Lamba

Huracán Fiona: la agricultura tardará en revivir, por Jennifer Avilés Collado y Víctor Martínez

La justicia energética como norte de los puertorriqueños, por Mariana García Benítez

De María a Fiona: la ausencia de planificación y sus consecuencias, por José J. Villamil

La agricultura de Puerto Rico necesita la solidaridad del pueblo y del gobierno, por Soemi Morales González

Las comunidades se unen de nuevo para la recuperación, por Rebekah Sánchez

La catástrofe paralela: la AEE y sus acreedores, por Mayra Montero

El ciclo sin fin de los desastres naturales, por Emilio Colón Zavala

La lección del huracán Fiona en Puerto Rico, por Brenda Torres Barreto

Blackstart 2022: llegó la hora cero, por Sergio Marxuach

Diluvios y sequías: el viacrucis puertorriqueño, por Carl Axel Soderberg

Optimismo agrícola: Puerto Rico se levanta, nuevamente, por Wesley O. Cardoza

Una nueva capa de incertidumbre en el sistema energético de Puerto Rico, por Juan Lara

Puerto Rico: un país atrapado entre la burocracia y el azote de huracanes, por Gustavo Vélez

La economía de Puerto Rico de desastre en destastre, por Ricardo Guzmán López de Victoria

Fiona: urge solidaridad con las personas mayores y los cuidadores, por José Acarón

A cuestionar la historia para mejorar nuestras condiciones de vida, por Miriam Montes

El huracán Fiona y sus consecuencias contributivas, potr Kenneth Rivera Robles

Sentimientos de impotencia: la diáspora durante huracanes en Puerto Rico, por Sandra Cruz Pol

Otras columnas de Wilfrido G. Ortiz

viernes, 4 de marzo de 2022

El jíbaro: arquetipo de víctima como símbolo nacional de Puerto Rico

El perfil del jíbaro que terminó como representante de la puertorriqueñidad fue, en realidad, una versión incompleta y politizada de nuestro pasado. Nos atragantaron con un autorretrato que nos hace sentir lástima por nosotros mismos, dice Wilfrido Ortiz

jueves, 13 de enero de 2022

Niñez y juventud, víctimas del narcotráfico

El narcotráfico es una industria que se aprovecha del egoísmo, pero también de la desesperanza y el rencor que la negligencia y el abandono producen, escribe Wilfrido G. Ortiz

martes, 14 de diciembre de 2021

Ruido y salud mental en Puerto Rico

Con una salud mental tan frágil, la contaminación acústica en Puerto Rico es un problema adicional que, lejos de servir como escape o distracción, empeora la salud colectiva, expone Wilfrido G. Ortiz

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: