Antonio Martorell
💬

Entre la espada y la pared

La primera imagen después de la nieve era la del indio americano y la última las dos banderas al son de los dos himnos, todo en blanco y negro. Acudían los vecinos porque en la calle donde vivíamos, el nuestro era el único televisor que un día aterrizó en la sala comedor con sus antenas coronándolo, un luminoso insecto metálico que nos miraba y mirábamos. Recuerdo como nos teñía de una luz azulada como de luna, de pie algunos, otros sentados y los más cercanos recostados sobre el linóleo florido, hipnotizados frente a aquel cine pequeño y doméstico que prendíamos y apagábamos a voluntad.

Otras columnas de Antonio Martorell

martes, 2 de junio de 2020

Pelo malo

La pandemia del racismo lleva siglos con nosotros. La manifestación más evidente es la pérdida de la capacidad de indignación, la negación de la propia humanidad, escribe Antonio Martorell

miércoles, 15 de abril de 2020

El enemigo (in) visible

El enemigo verdadero no es el coronavirus y tampoco vino de la China. El enemigo ha estado con nosotros desde siempre, escribe Antonio Martorell

domingo, 30 de junio de 2019

Graduación playera

Antonio Martorell comparte el discurso pronunciado en el Trinity College de la Playa de Ponce con motivo de la graduación 2019 del centro docente

viernes, 30 de noviembre de 2018

Arnaldo y la lámpara maravillosa

El pintor Antonio Martorell expresa que la obra de Roche Rabell es un abrazo oloroso a óleo fresco y pasto recién cortado

 

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: