Pedro A. Gelabert

Punto de vista

Por Pedro A. Gelabert
💬

No podemos bajar la guardia ante los sismos

Puerto Rico está localizado en una zona sísmica activa conocida como Placa Tectónica del Caribe. Las placas del Caribe y Atlántico chocaron hace 65 millones de años, hundiéndose la Placa del Atlántico bajo la Placa del Caribe. El borde de las placas es donde usualmente ocurren terremotos, por presiones acumuladas entre ambos bloques con movimiento lateral hacia el este de dos centímetros por año.

Al norte de Puerto Rico, en el borde entre las placas del Caribe y Norte América, está la falla geológica de la Trinchera de Puerto Rico. Cuando la presión en las paredes de las fallas de la placa excede su resistencia, se producen terremotos a intervalos entre 51 y 117 años.

Las áreas costeras son más vulnerables al peligro de sismos debido a: (1) proximidad de fallas activas sumergidas, (2) exposición a tsunamis, (3) amplificación de ondas sísmicas y (4) licuación del terreno arenoso, aluvial y/o relleno con alto nivel freático.

Históricamente, cinco terremotos fuertes han impactado a Puerto Rico. Un terremoto afectó a San Germán en 1670. El terremoto más fuerte se registró el 2 de mayo de 1787, alcanzando magnitud de 8.0 (Escala de Richter) en la Trinchera de Puerto Rico. Su movimiento derribó la Iglesia de Arecibo, Ermitas de Rosario y Concepción, se averiaron las iglesias de Bayamón, Toa Baja y Mayagüez y hubo daños a los castillos de San Felipe del Morro y San Cristóbal, agrietando sus murallas, aljibes y casetas de guardias.

El 18 de noviembre de 1867 ocurrió otro sismo de magnitud 7.5, con epicentro en el Pasaje de Anegada. Ocasionó un tsunami que penetró 150 metros en Yabucoa y causó daños a edificios costeros en Puerto Rico, Vieques y Culebra. El 11 de octubre de 1918 ocurrió otro sismo de magnitud 7.5 con epicentro en el Canal de la Mona, al noroeste de Aguadilla, en el que murieron 116 personas y hubo $4 millones en pérdidas. Un tsunami de seis metros de altura ocasionó 32 muertes adicionales y destruyó 300 edificios.

Desde el 28 de diciembre de 2019, se registró un enjambre de sismos en la costa suroeste de Puerto Rico, comenzando el 29 de diciembre de 2019 con un terremoto de magnitud 4.7, seguido por otro de 5.0. El 6 de enero de 2020 un temblor de magnitud 5.8 fue seguido el 7 de enero de 2020 por otro de magnitud 6.4. El enjambre afectó a Guánica, Yauco, Guayanilla y Ponce, causando una muerte y daños estructurales. La isla tembló nuevamente con un terremoto de magnitud 5.9 el 11 de enero de 2020 y otro sucedió el 4 de enero de 2020, de magnitud 4.28 en Mayagüez. Se sintió otro sismo de magnitud 4.6 y profundidad de 10 kilómetros en Guánica.

Un sismo de magnitud 5.0 sacudió a Yauco el 25 de enero de 2020, con epicentro de 13 kilómetros de profundidad a 16 kilómetros al sur de Indios. Aunque la actividad sísmica menguó para abril y mayo, sorpresivamente rejuveneció desde el 23 de junio de 2020, con temblores de magnitudes 4.63, 4.8, 4.37, 4.34, 4.5, 4.9, 5.3 y 4.11.

Seguramente estas fallas activas generarán nuevos sismos y posiblemente existan otras fallas submarinas en la vecindad que estén acumulando presiones y al eventualmente liberarse causen temblores adicionales. Concuerdo con el Dr. Víctor Huérfano, director de la Red Sísmica de Puerto Rico, al indicar que no podemos bajar la guardia, porque la secuencia continuará. Aunque los sismos son de magnitud moderada, al combinarlos con pobres condiciones de ubicación, construcción y mantenimiento podrían causar graves desgracias humanas.

Otras columnas de Pedro A. Gelabert

domingo, 28 de junio de 2020

Las sequías en Puerto Rico

El consumo juicioso y la instalación de equipos para aprovechar la precipitación, reducen la explotación del uso de agua, escribe Pedro Gelabert

martes, 21 de abril de 2020

Un Día del Planeta Tierra como ningún otro

Hoy, más que nunca, necesitamos el Día del Planeta Tierra y la colaboración humana para que, mediante la ciencia médica, la sanidad y la voluntad colectiva e individual, logremos imponernos a este maligno episodio del coronavirus, escribe Pedro A. Gelabert

jueves, 20 de febrero de 2020

Caminando el viacrucis del Estuario

Pedro Gelabert presenta un recorrido por las acciones, tanto positivas como negativas, que han impactado el Estuario de San Juan a lo largo de su historia