Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Un 70% de los cánceres diagnosticados en personas que cargan la mutación BRCA son triples negativos.
Un 70% de los cánceres diagnosticados en personas que cargan la mutación BRCA son triples negativos. (Shutterstock)

El cáncer de seno triple negativo es el más agresivo, pues tiene más posibilidades de propagarse fuera de las mamas en forma de metástasis. El comportamiento del cáncer depende de la presencia de receptores hormonales que le llevan el alimento a la célula maligna, para así poder dividirse.

Hay tres receptores importantes cuando evaluamos el cáncer de seno: estrógeno (ER) progesterona (PR) y el factor de crecimiento humano (HER-2). Cada mujer con cáncer de seno tiene una combinación diferente; por este motivo, algunos cánceres son más agresivos que otros. Tener los receptores de estrógeno y progesterona positivos son de mejor pronóstico, pues, para estos receptores, los médicos tienen medicinas como el tamoxifeno y el anastrozol, que combaten el tumor. Es importante conocer la combinación de receptores de tu cáncer. La ausencia de estos tres receptores en las células del tumor se le llama triple negativo.

El cáncer triple negativo es más común en mujeres jóvenes, en las hispanas y las afroamericanas, y en aquellas personas que cargan el gen BRCA en su familia. Un 70% de los cánceres diagnosticados en personas que cargan la mutación BRCA son triples negativos. Por este motivo, es importante que toda mujer u hombre con este tipo de cáncer tenga un cernimiento genético. Sí, también los hombres pueden tener cáncer de seno. Se estima que el 1% de todos los cánceres de seno ocurren en hombres.

De tener un cáncer de seno triple negativo, además de la cirugía, se deberá considerar administrar quimioterapia, aunque el tumor sea pequeño, ya que esto ayudará a que el tumor no recurra.

Uno de los últimos avances para el tratamiento de cáncer triple negativo es la inmunoterapia. Esta puede ser administrada antes de la cirugía para achicar el tumor y así facilitar la conservación del seno, evitando la mastectomía. A esta técnica se le llama quimioterapia neoadyuvante. El estudio KEYNOTE 522 demostró que, al añadir la inmunoterapia pembrolizumab a la quimioterapia antes de la cirugía, las pacientes tenían un alto por ciento de respuesta completa comparado con la quimioterapia sola, evitando, muchas veces, una mastectomía total y otras consecuencias a largo plazo como el linfedema. Mientras la medicina sigue avanzando, nuevas oportunidades surgen para alejar la recurrencia del cáncer de seno.

¡Si tienes cáncer de seno, conoce tus receptores! Te ayudará a entender cuál será tu tratamiento y el pronóstico.

La autora es oncóloga del Centro de Cáncer de la Mujer, en Ponce.

💬Ver comentarios