Desigualdad y pobreza

lockPara suscriptores

Clanes políticos, corrupción y ciudadanía

La ruta hacia la supresión de la corrupción comienza con el reconocimiento del problema, el fortalecimiento de las leyes y la mirada continua de una ciudadanía consciente, escribe Aarón Gamaliel Ramos

lockPara suscriptores

Dependemos unos de otros ante la pandemia

Un país que sencillamente no sabe qué pasó con la inmensa mayoría de los contagiados en la pandemia, necesita reflexionar. Algo raro nos está pasando, escribe el padre Pedro Ortiz

lockPara suscriptores

Elecciones 2020: los mayores merecemos más

Queremos un país donde no se excluya al adulto mayor del desarrollo social y económico, con oportunidades para todos, ya sea un niño de 8 años o un adulto mayor de 80, escribe José R. Acarón

lockPara suscriptores

La crisis hipotecaria no para ante los desastres

La crisis hipotecaria es un desastre, sin dudas. Llamamos a la OCIF a que atienda las querellas contra la banca y al gobierno a que accione por la vivienda segura, dice Camilo Guadalupe

lockPara suscriptores

No es cosa de suerte

Esta globalización de las riquezas por un lado y del empobrecimiento por el otro es receta para provocar más señales de los peligros que podrían estarse cocinando para todos, escribe el padre Pedro Rafael Ortiz

lockPara suscriptores

El impacto del COVID-19 por grupos de edad

Las diferencias por edad evidencian un riesgo distinto en la forma en que se expresa el COVID-19, por lo que las medidas de mitigación deben ser diferenciadas por edad, plantean Erick Suárez y Hernando Mattei

lockPara suscriptores

Una nueva normalidad de justicia social

Es menester regresar a una “nueva normalidad” diferente con un pensamiento renovado de compromiso con la justicia social, de un consumo sobrio y de convivencia como hermanos, escribe María Meléndez Rivera

lockPara suscriptores

La ilusión óptica de la conciencia

Las pandemias nos confrontan con quienes somos, nuestras prioridades morales, creencias y posibilidades: son aperturas de un umbral hacia el plano de nuestra humanidad, no de la pura individualidad, escribe Rubén Dávila Santiago