El jardín polinizadores cubre más de 38 mil pies cuadrados. (Suministrada)

La destilería Bacardí en Cataño recibió, por segunda ocasión, la Certificación de Conservación del Consejo de Hábitat de Vida Silvestre (WHC, por sus siglas en inglés) en reconocimiento al jardín de polinizadores que construyó, como esfuerzo para restaurar sus áreas verdes, luego de la deforestación causada por el huracán María.

El proyecto nació como una iniciativa de los propios empleados de la planta, quienes “se dieron a la tarea de reconstruir las áreas verdes, pero no solo reconstruirlas por reconstruirlas, sino con la visión de que fueran jardines dirigidos a la conservación de nuestra flora y fauna”, explicó Ruth Vélez, coordinadora de logística en Bacardí.

El equipo de Puerto Rico se dedicó a reconstruir, desde 2019, los terrenos delanteros del campus en Cataño, donde hay cuatro casas de murciélagos. En total, en la propiedad hay ocho de estas casas.

El jardín, que cubre más de 38 mil pies cuadrados, se compone en su mayoría de plantas autóctonas de Puerto Rico, que sirven como alimento para animales como abejas, mariposas y murciélagos.

Estos últimos tienen un gran valor ambiental, debido a que ayudan en los procesos de polinización, control de plagas y dispersión de semillas, indicó, por su parte, Edwin Zayas, vicepresidente de operaciones de la Corporación Bacardí. Entre las especies que habitan en la destilería están el murciélago casero de los techos, hocico de cerdo, bigotudo menor, bigotudo mayor de Puerto Rico, alioscuro, viejo y pescador.

Bacardí Puerto Rico obtuvo su primera certificación de la WHC, en 2018, tras iniciar una campaña para la concienciación y conservación de los murciélagos; actualmente, es la única corporación en la isla con dicho reconocimiento.

En su página oficial, la WHC describe que “empodera a las empresas a promover la biodiversidad, la sostenibilidad, el compromiso de los empleados y los objetivos de relaciones con la comunidad”. La entidad promueve y certifica acciones de protección ecológica en terrenos empresariales mediante asociaciones y educación hace 33 años.

“En la Corporación Bacardí en Puerto Rico, estamos haciendo un impacto positivo en nuestro entorno de trabajo y haciendo que nuestros equipos se involucren en aprender más sobre su papel en la protección del medio ambiente, tanto en casa como en el trabajo,” expresó Zayas.

A causa de la pandemia de COVID-19, las visitas a la planta de Cataño están restringidas y, actualmente, los recorridos se ofrecen los jueves, viernes y sábados por cita previa. Las personas que visiten la destilería tendrán la oportunidad de ver el jardín de polinizadores.

💬Ver comentarios