Alude el documento de la Cepal a una expansión promedio de 0.1 por ciento en la región. (GFR Media)

La Habana, Cuba - La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) pronosticó que la economía cubana crecerá un 0.5 por ciento este año, lo que mantuvo las proyecciones emitidas por el organismo a principios de año.

En su revisión periódica para noviembre, la CEPAL, organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), sostuvo que Cuba mantendrá la modesta tasa de crecimiento proyectada originalmente.

Alejandro Gil Fernández, ministro cubano de Economía y Planificación, señaló en Twitter que pese al recrudecimiento del embargo económico de Estados Unidos hacia Cuba, la economía antillana no decrecerá en 2019.

“Seguimos enfocados en mejorar la calidad de vida del pueblo, que es lo verdaderamente importante”, apuntó.

El informe de la Comisión señala que “en Latinoamérica persisten dificultades, enfrentadas por las economías para expandir el espacio de política, tanto fiscal como monetaria. A ello se adicionan las crecientes demandas por cambios estructurales para sortear las profundas desigualdades existentes en la región”.

Cuba, al igual que el resto de América Latina, sortea obstáculos económicos y financieros. En los últimos años, el Producto Interno Bruto (PIB) de Cuba se ha mantenido fluctuante. En 2013 fue de un 2.7 por ciento, de un 1.0 en 2014, un 4.4 en 2015, 0.5 en 2016, 1.6 en 2017 y de un 1.2 en 2018.

Alude el documento de la Cepal a una expansión promedio de 0.1 por ciento en la región, acotando que la desaceleración del ritmo de crecimiento se extiende para 17 de 20 países latinoamericanos en este 2019.

Entre las causas del fenómeno de desaceleración en la región, señala la disminución del volumen de comercio global, lo cual incide en la demanda por exportaciones y en la baja de los precios de las materias exportables de muchos de los países del área.

Asimismo, apunta el organismo que los episodios de incrementos en la volatilidad financiera repercutieron por condiciones financieras negativas y la falta de flujos de financiamiento disponibles para las naciones.

Refiere, por ejemplo, que en 2019 las economías de América del Sur, especializadas en la producción de bienes primarios, fundamentalmente petróleo, minerales y alimentos, caerían un 0.2 por ciento, el primer desplome desde 2016, aunque se espera el año venidero un crecimiento de 1.3 por ciento en promedio.

En la zona de América Central y México, en la cual la Comisión incluye a Cuba, el panorama para este año sería: Costa Rica, 1.8; El Salvador, 2.2; Guatemala, 3.3; Haití, 0.5; Honduras, 2.9; México, 0.5; Nicaragua, -5.0; Panamá, 3.7; República Dominicana, 5.0; Argentina, -3,0; Bolivia, 3.5; Brasil, 0.8; Chile, 1.8, y Colombia, 3.2.


💬Ver 0 comentarios