Felipe VI agota, junto a su esposa Letizia, la primera visita oficial a Cuba de un monarca español en la historia. (AP / Ramón Espinosa)

La Habana, Cuba - El rey Felipe VI defendió vehemente a la democracia como un mecanismo para fomentar los cambios sociales y se solidarizó con los empresarios españoles que mantienen operaciones en la isla, quienes operan bajo fuego de Estados Unidos y con una deuda multimillonaria por parte del gobierno cubano.

Felipe VI agota, junto a su esposa Letizia, la primera visita oficial a Cuba de un monarca español en la historia, la cual concluirá hoy con un viaje a la provincia de Santiago de Cuba, al oriente del país.

El miércoles el rey tuvo dos actividades cerradas, una con los empresarios y ciudadanos españoles residentes en la isla, y otra con la alta oficialidad del Estado, con el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez a la cabeza.

En la cena de Estado el rey ofreció un amplio discurso en el cual habló de las relaciones de Cuba y España, además de defender el sistema democrático, por entender que “es como mejor se representan y se defienden los derechos humanos, la libertad, la dignidad de las personas y los intereses de los ciudadanos”.

Su Majestad sostuvo ante Díaz-Canel, quien estuvo acompañado de la primera dama Lis Cuesta, que “la fortaleza que la democracia otorga a sus instituciones es la que permite el progreso y el bienestar de los pueblos y hacer frente a los riesgos y desafíos que inevitablemente surgirán en el camino”.

El señalamiento fue un zarpazo a las autoridades cubanas, constantemente señaladas por la comunidad internacional por la falta de libertad de expresión en la isla.

Resaltó el monarca que “es necesario la existencia de instituciones que representen a todos los ciudadanos y que éstos puedan expresar por sí mismos sus preferencias y encontrar en ellas el adecuado respeto a la integridad de sus derechos, incluyendo la capacidad de expresar libremente sus ideas, la libertad de asociación o la de reunión”.

Agregó que “nada queda congelado en el tiempo, y quien se resiste a su paso pierde la oportunidad de colaborar en el diseño de ese futuro que ya está naciendo o, más aún, que ya está aquí”.

Expresó que “los cambios no pueden ser impuestos, tienen que nacer de dinámicas internas. Pero de la misma manera que no puede tener éxito un cambio que no emane del interior de las fuerzas sociales y políticas de un país, es igualmente cierto que el cambio no traerá consenso y bienestar si no representa la voluntad de la ciudadanía”.

Mientras, el jefe del Estado español afirmó que España quiere seguir siendo parte del crecimiento económico de Cuba y “ayudar a generar oportunidades” y destacó la labor que de los empresarios españoles.

“Quiero también referirme hoy a aquellos de vosotros, empresarios, que lucháis por sacar adelante vuestras empresas y vuestros negocios en condiciones no siempre fáciles”, dijo el rey durante un discurso ante la comunidad española radicada aquí, la cual batalla porque Cuba comience a liquidar una deuda acumulada que supera los 300 millones de dólares.

La Reina y yo queremos mostraros nuestro total apoyo… No ignoramos las dificultades a las que hacéis frente y que tenemos muy presentes. Nuestras autoridades están trabajando para aliviar su impacto sobre vosotros”, agregó, al referirse indirectamente a la activación por parte de Estados Unidos del Título III de la Ley Helms Burton, el cual ha abierto la puerta a varias demandas contra empresas españolas que operan en Cuba.

“Mas de 70 hoteles españoles se han implantado en Cuba. Y todo ello lo han logrado la empresa española y sus empresarios en unas condiciones muchas veces adversas”, añadió.

En Cuba hay sobre 300 empresas de capital español y España es el primer inversor en el sector turístico de la isla, además de uno de los primeros socios en todos los demás ámbitos comerciales, detrás de China y Venezuela, y supera incluso a Rusia.

En el país tienen presencia cadenas españolas como Meliá, Iberostar, Barceló, Globalia, Sercotel, NH, Blau y Roc.

Alrededor de 140,000 ciudadanos españoles viven en la isla, aunque la mayoría son cubanos descendientes de inmigrantes de España, quienes cuentan con doble ciudadanía.

"El vínculo entre España y Cuba es profundo, no es superficial es atemporal, no coyuntural", expresó el Rey, quien se mostró satisfecho por haber protagonizado la primera visita de Estado de un rey de España a la isla.

Los Reyes de España, Felipe VI y Letizia Ortiz Rocasolano, viajaron hoy a Santiago de Cuba como parte de su visita oficial a Cuba, a donde llegaron el 11 de noviembre.

Sus majestades visitarán el Castillo de San Pedro de la Roca del Morro, Patrimonio de la Humanidad, fortaleza ubicada a la entrada de la bahía santiaguera donde una placa recuerda los nombres de los marinos hispanos caídos en desigual combate durante la batalla naval del 3 de julio de 1898.

También irán al Sitio Histórico Urbano Loma de San Juan, Monumento Nacional, y escenario de una de las principales batallas terrestres de la Guerra Hispano Cubano Estadounidense el 1 de julio de 1898. Allí se erige, entre otros monumentos, la escultura al Soldado Español. En ambos sitios los reyes españoles rendirán homenaje a los caídos en aquella contienda. No está incluida en el programa oficial una visita a las tumbas de José Martí o Fidel Castro Ruz, localizadas, una al lado de la otra, en Santiago de Cuba.

Al finalizar sus actividades en Santiago de Cuba, Don Felipe VI y Doña Letizia partiran de regreso a su país.


💬Ver 0 comentarios