La agenda en la isla de Felipe VI y la reina Letizia ha querido tener un fuerte carácter cultural y la diplomacia española se ha esforzado por destacar que se rompe con una anomalía histórica. (EFE / Ángel Díaz)

Los reyes de España realizan esta semana un histórico viaje a Cuba con motivo de los 500 años de la fundación de la ciudad de La Habana, que busca marcar el inicio de una nueva etapa en las relaciones bilaterales entra ambos países.

Los monarcas españoles llegarán la noche de mañana, lunes, a La Habana y no tendrán actos oficiales hasta el martes.

El viaje no ha estado exento de la polémica, porque coincide con las jornadas posteriores a unas disputadas elecciones legislativas en España, pero además porque no mantendrá encuentros con la oposición interna, algo que ha sido criticado por los partidos políticos conservadores españoles.

La diplomacia española ha justificado que no se reúna con la disidencia porque los monarcas nunca interfieren en sus viajes en los asuntos internos de los países que visitan, por lo que tan solo mantendrán un intercambio con algunos representantes de las nuevas clases medias cubanas, que están modestamente despuntando en el sector económico del cuentapropismo, además de periodistas independientes y del mundo de la cultura.

El Rey de España también tendrá un encuentro con el empresariado español que trabaja en el día a día en la isla. España es el tercer socio comercial de Cuba con casi 1,400 millones de dólares de intercambio el pasado año y sólo es superada por socios políticos estratégicos, como China y Venezuela.

La agenda en la isla de Felipe VI y la reina Letizia ha querido tener un fuerte carácter cultural y la diplomacia española se ha esforzado por destacar que se rompe con una anomalía histórica: hasta ahora nunca un Rey español había realizado una visita de Estado a Cuba, un país que fue colonia española hasta 1898 y la última en independizarse de la metrópoli.

En 1999 el ahora rey emérito Juan Carlos visitó La Habana, pero fue en el marco de la Cumbre Iberoamericana y repitió viaje en 2016, pero esa vez fue por los funerales del expresidente Fidel Castro. Por lo que esta visita se puede considerar que es histórica y más en un momento de fuertes tensiones de la isla con la administración del republicano Donald Trump.

Los Reyes cierran su gira el jueves en la oriental Santiago de Cuba, con un homenaje los soldados y marinos españoles que murieron en 1898 en la defensa de la ciudad frente a las tropas de Estados Unidos en una batalla desigual y que la derrota significó la pérdida de las últimas posesiones del imperio español.

Luego La Habana iniciará sus fiestas de quinto centenario, con un programa repleto de actividades para la noche del viernes y todo el día del sábado.


💬Ver 0 comentarios