Marisol Rosario-Carmona junto a su esposo, Víctor López. (Suministrada) (semisquare-x3)
Marisol Rosario-Carmona junto a su esposo, Víctor López. (Suministrada)

Orlando - Aunque no se han precisado detalles ni fechas, los restos de Marisol Rosado-Carmona, la puertorriqueña que murió víctima de un pistolero en un banco en Sebring, Florida, será velada un día en este estado y luego sus restos serán trasladados a Puerto Rico.

“Marisol cambió vidas en Puerto Rico y cambió vidas en Florida”, agregó Doris Santiago, amiga de la niñez de Marisol y vecina de Las Piedras al ofrecer información sobre las exequias fúnebres.

Doris es líder de la iglesia de Dios Primitiva, del barrio Quebrada, en Las Piedras, en la cual era ministro el padre de Marisol, quien falleció hace cerca de un año. Ahora, el pastor de la iglesia es Ismael Rosado Carmona, hermano de la víctima.

“Todavía no se sabe, pero la velarán un día en Florida y otro día acá en Las Piedras. Luego la enterrarán en el cementerio de El Mangó, en Juncos, que es el cementerio que nos toca a los de Las Piedras”, dijo Santiago en entrevista telefónica con El Nuevo Día.

Contó que Marisol y su esposo, Víctor López, se mudaron a la ciudad de Lake Placed, en Florida, hace 26 años, luego que se casaron en Puerto Rico. Allá nacieron sus dos hijos, una es estudiante de escuela superior, y el otro, un varón, ya es adulto.

“Era mi amiga de toda la vida y nos criamos en la iglesia. Allá en Florida sé que tenía un puesto grande en ese banco, pero no recuerdo qué era lo que hacía allí. Ella venía a Puerto Rico tres veces al año cuando su papá estuvo enfermo. Ella venía a cuidarlo”, narró.

Doris recuerda que el miércoles, día de la balacera, recibieron en Puerto Rico una llamada del esposo de Marisol.

“Víctor llamó desde Florida diciendo que había pasado algo, pero que todavía no era seguro que le hubiera pasado algo malo a Marisol y nos pidió que no dijéramos nada. Pero luego, como a la medianoche, nos volvió a llamar y nos lo confirmó. Nos dijo: ‘Me mataron a Marisol’; y fue algo bien duro para todos”, contó.

En estos días, Doris y el hermano de Marisol y pastor de la iglesia de Las Piedras, organizaban un taller titulado “Preparándonos para los tiempos difíciles”, que se planifica celebrar el 17 de febrero. Hoy, el pastor Ismael vivía casualmente uno de esos días duros: limpiaba y preparaba el panteón que recibiría los restos de su hermana mayor, contó Doris.


💬Ver 0 comentarios