Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La enfermedad de Emmy Andújar fue un duro golpe para las aspiraciones de los Santeros en la venidera campaña. (semisquare-x3)
La enfermedad de Emmy Andújar fue un duro golpe para las aspiraciones de los Santeros en la venidera campaña. (Juan Luis Martínez Pérez)

Nota del editor: Sexto de ocho artículos de análsis sobre los equipos que jugarán en la temporada 2018 del Baloncesto Superior Nacional.

Hasta hace un mes, uno miraba el plantel de los Santeros de Aguada y no había forma de no verlos de vuelta en las semifinales, como en las pasadas dos campañas.

Pero luego llegaron las malas noticias sobre la enfermedad del alero Emmy Andújar y la lastimadura del talón de Aquiles del importado Javon McCrea, que sumado a los 15 juegos que perderá el armador Alex Abreu por compromisos en Francia, le han creado un nuevo reto al dirigente Eddie Casiano.

“Lo primero es que tengo que buscar quién reemplace a esos jugadores (Abreu y Andújar) y mantengan el nivel de juego que ellos tuvieron la pasada temporada. Son dos bajas bien grandes”, dijo Casiano.

“Pero la mentalidad debe ser que no importa lo que hayamos hecho los pasados dos años, este es un año nuevo en el que hay que trabajar duro día a día y volver a demostrar que somos un equipo elite, aún con las bajas que tenemos. Ese es el reto”, añadió el también dirigente de la Selección masculina.

Tanto Casiano como el coapoderado de la franquicia, Joel López, confían en que jugadores como Gilberto Clavell, José Guitián y Chris Gastón den un paso al frente y rindan más de lo acostumbrado para tratar de absorber dichas bajas. También los bases Jorge Matos y TJ Fernández podrían tener más responsabilidades.

Aguada, a su vez, sumó dos canasteros jóvenes que podrían ayudar de inmediato: el delantero Juan Ramón Rivas y el base Kevin Maura, quien se reportará más tarde al conjunto.

Ambos fueron escogidos en el sorteo. También espera alguna contribución de Jonathan Rodríguez, Nathaniel Butler y el pívot Matt López, junto al alero importado Tony Mitchell, quien jugó con Mayagüez en 2017. En el equipo, hay altas expectativas con López, de 7’ 0”.

“López está saludable y en unas condiciones físicas impresionantes”, manifestó López. “Se supone que este sea el año de Matt. Está en las mejores condiciones de su carrera y si en esta temporada no sale, no sale nunca”, dijo López.

El sello de fábrica de los Santeros, según Casiano, será “defender mucho y un juego rápido por la juventud, pero que vengan con la misma energía de trabajar duro todos los días y que haya una mejoría continuada... no que estemos satisfechos, porque al final del día no hemos ganado ni un campeonato”.

“Tenemos que buscar la manera de mejorar como equipo y seguir en el sitial de los mejores equipos de la liga, pero eso significa más trabajo con más determinación y pasión que la que tuvimos el año pasado”, agregó Casiano, cuyo conjunto se eliminó ante Arecibo en la pasada semifinal, luego de arribar en la primera posición.

López, mientras tanto, sabe que debido al receso de tres equipos, el torneo del 2018 será más competitivo. Aún así, López solo piensa en el campeonato.

“Este año, todos los equipos están más reforzados y fuertes. Nosotros con las bajas, tenemos que trabajar más fuerte, pero a diferencia de los demás equipos, cuyos jugadores tal vez tienen mayor edad, nuestros jugadores están en su pleno peak”, dijo López. “Esperemos que este sea elaño de los Santeros y no hemos escatimado para poder traerle un campeonato a nuestra fanaticada”.


💬Ver 0 comentarios