Alex Cora, dirigente de Boston, conversa con los periodistas durante una conferencia de prensa celebrada el lunes en el Fenway Park. (AP)

Boston — Colocarse por debajo del umbral del impuesto de lujo el próximo año “es una meta, pero no mandato definitivo”, dijo el lunes el presidente de los Red Sox de Boston, Sam Kennedy, un día después de que los campeones defensores de la Serie Mundial finalizaron la temporada fuera de los playoffs por primera vez desde 2015.

Tres días después de que el dueño John Henry apuntó que “necesitamos estar abajo” del impuesto de lujo, Kennedy aseguró que eso es meramente una “referencia para nuestro presupuesto”.

En tanto, el equipo intenta retener a Mookie Betts y J.D. Martínez, al tiempo que recorta la nómina por debajo del umbral de $208 millones  del impuesto de lujo.

Y además, la misión sería mejorar lo suficiente el plantel para regresar a la postemporada en 2020.

“Seguiremos mostrando una disposición a pagar por encima del impuesto de lujo”, sostuvo Kennedy. “Va a ser un receso desafiante tras la temporada, pero vamos a atacarla”.

Los Red Sox siguieron su récord de 108 victorias y su cuarto título de la Serie Mundial desde 2004 con una campaña que concluyó con una foja de 84-78 y en la que realmente nunca estuvieron en la contienda. Los veteranos ases Chris Sale y David Price fueron desactivados antes del final del año, y el jefe de operaciones de béisbol, Dave Dombrowski, terminó despedido.

El boricua Alex Cora, quien pareció hacer todo de manera correcta como manager novato el año pasado, señaló dos tramos donde el equipo se desplomó: al comienzo de la temporada, cuando iniciaron con marca de 2-8, y durante una racha de ocho derrotas contra los clasificados a los playoffs, Rays y Yankees.

“No tomamos nada por garantizado”, comentó Cora. “Simplemente no jugamos bien”.


💬Ver 0 comentarios