Con la partida de Dave Dombrowski, Alex Cora espera tener un panorama más claro en los próximos días cuando logre reunirse con el grupo designado por los propietarios para sustituir al despedido ejecutivo. (AP / Michael Dwyer)

El sorpresivo despido de Dave Dombroswski como presidente de operaciones de béisbol de los Red Sox de Boston sacudió a la ciudad de los campeones de la pasada Serie Mundial y en especial a su dirigente Alex Cora.

Un día después de que los propietarios anunciaran de manera escueta la decisión administrativa, Cora lamentó la partida de la persona que le brindó su primera oportunidad de dirigir en las Mayores y se mostró cauteloso sobre su futuro en la organización.

“En  cuanto a mi futuro me siento cómodo. No sé qué sucederá. No sé quién viene y no tengo idea”, admitió Cora en una conferencia telefónica con medios noticiosos puertorriqueños celebrada el martes.

Con la partida de Dombrowski, el dirigente puertorriqueño espera tener un panorama más claro en los próximos días cuando logre reunirse con el grupo designado por los propietarios para sustituir al despedido ejecutivo.

Dentro de ese grupo está el también puertorriqueño Eddie Romero, quien fuera parte fundamental en la contratación de Cora a finales del 2017.

“Cuando regrese de este viaje me sentaré con el grupo para aclarar varias cosas. Uno también quiere tener idea de lo que está sucediendo para poder planificar para el futuro en la organización y en el aspecto personal”, sostuvo el también exjugador de los Red Sox.

Cora, quien guió a la novena bostoniana al título de la Serie Mundial en el 2018, firmó en noviembre una extensión de contrato de un año que lo mantendrá en su posición hasta el 2021 con una opción para el 2022.

Mientras, Cora asegura que se mantendrá trabajando con el mismo ímpetu por lo que resta de temporada regular.

“Como dije ayer. Nada va a cambiar. Voy a hacer franco y hacer las cosas con convicción. Prepararme  a diario y poner a los muchachos en una posición que sean exitoso no importa la posición en que estemos”.

Los Red Sox están prácticamente eliminados de toda posibilidad de avanzar a los playoffs.

En un decepcionante año, Boston tiene marca de 76-68 a 18.5 juegos del primer lugar ocupado por sus archirrivales Yankees de Nueva York y a ocho del segundo comodín ocupado por los Athletics de Oakland.

En el aspecto personal uno siente por Dave. Siempre será parte de lo que sucede conmigo y lo que suceda en el futuro. Que una persona como él me haya dado la oportunidad de ser dirigente de Grandes Ligas es increíble. El lleva 40 años en las Mayores  y no es porque haya tenido suerte sino porque es bueno. Las posibilidades de entrar al Salón de la Fama son reales. Uno se siente honrado que la persona que me dio la oportunidad sea él. Siempre se lo voy a agradecer”.

Por otro lado, partiendo del punto de que todo patrono tiene la legitima potestad de despedir y hacer movimientos administrativos en su empresa cuando entienden prudente, Cora opinó que todos en el equipo, en gran parte, son responsables por dicha decisión.

“Obviamente uno se siente de esa manera. No hemos entrado en detalle y no vamos entrar en detalle. Los dueños toman la decisión a base de lo que ellos creen. Ellos son lo que determinan el futuro de la organización, pero cada uno (los jugadores) se sienten responsables”, subrayó el veterano entrenador.

“Es como cuando botan a un dirigente; uno se siente un poco culpable. No se jugó de la forma que se esperaba. Entiendo que si estuviéramos jugando mejor pelota, estuviésemos en una mejor posición de la que estamos y no creo que esto hubiese sucedido. Uno se siente culpable porque al final yo soy el lider del grupo en el terreno de juego y no hemos jugado de la manera que se supone juguemos en esta temporada”.

Al igual que el mundo del béisbol, el dirigente cagueño se mostró sorprendido por el despido cuando aún no se había cumplido un año de la gesta de los Red Sox con Dombrowski a la cabeza.

“Sorprendido porque uno no espera que se tomen decisiones como ésta tan cercano a lo que hicimos el año pasado. Las organizaciones toman decisiones en base al futuro. El grupo de los dueños decidió que para la organización siga su camino y su visión había que  cambiar de mando”, enfatizó.

“No es nada contra Dave. Todo lo que ha salido es cierto. Lo que hizo con nuestra organización es positivo, pero ellos creen que para seguir mejorando tomaron la decisión de que tiene que ser alguien diferente”, añadió Cora.


💬Ver 0 comentarios