Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Un emocionado e ilusionado Juanma López contó cómo comprometió anoche a su novia de seis meses Geraldine Crespo. El púgil boricua se confesó: “Me enamoré de ella. Nos hemos complementado tan bien. Me trata superbién. Estoy enamorao”.

López indicó que pensaba darle la sortija el pasado sábado en el camerino del coliseo Rubén Rodríguez de Bayamón, luego del combate en el noqueó en nueve asaltos al brasileño Aldimar Silva Santos, pero la sortija no estaba lista. Aún le faltaban algunos detalles, por lo que decidió que podía esperar un poco más y dársela el fin de semana del Día de los Enamorados.

Sin embargo, el boxeador no pudo esperar todo ese tiempo. Explicó que ayer le entregaron la sortija y tomó la decisión de dársela a su novia.

“Llegué a la casa de ella con rosas rojas y una blanca. Pensaba poner la sortija en la rosa blanca. Le entregué el arreglo floral y ella me preguntó que por qué eran las flores. Le dije ¿tú te casarías conmigo? Ella me dijo que sí y me preguntó que si yo estaba hablando en serio y le dije que sí”, relató. Entonces, arrodillado, “volví y le pregunté y ahí saqué la sortija y se la di”, narró el boxeador, quien aseguró que es un hombre detallista.


“Ella se puso nerviosa. Hablamos de la relación a futuro y me dijo que sí. Me dio un abrazo y un beso. Luego nos fuimos a celebrar a mi residencia donde estaba el hermano de ella con los dos hijos de ella y un amigo mío. Ella habló con su familia y están todos contentos”, contó el púgil, quien también sorprendió a la familia de su amada.

López señaló que no se casarán pronto, sino que esperarán ocho meses o un año para la boda. “Será algo sencillo. Que me pueda disfrutar y compartir en familia”, manifestó.

Contó que el romance floreció en el momento adecuado. Cuando se conocieron por primera vez en el gimnasio, ambos estaban casados. Tiempo después, ambas relaciones habían concluido y tuvieron la buena suerte de volver a coincidir un día en Guavate. “Luego fuimos a almorzar un día y se dio”.

“Mi vida estaba al garete después del divorcio y ella me ayudó a estabilizarme. Con mis hijos es excelente. Ella los trata como si fueran hijos de ella, y yo me llevo bien con sus dos hijos”, expresó al tiempo que elogió la relación estrecha que mantiene el padre biológico con los niños.

“Mi vida está tomando un rumbo. Dios me ha bendecido mucho. Tuve unos tropiezos y voy enderezándome. Gané el sábado y ayer me comprometí. Estoy feliz”, concluyó.



💬Ver 0 comentarios