Las Sanjuaneras de la Capital fueron castigadas inicialmente con un año de suspensión por no presentarse al primer partido de la serie final contra las Criollas de Caguas.
Las Sanjuaneras de la Capital fueron castigadas inicialmente con un año de suspensión por no presentarse al primer partido de la serie final contra las Criollas de Caguas. (Suministrada / Sanjuaneras de la Capital)

El juez Anthony Cuevas Ramos, del Tribunal de Primera Instancia de San Juan, emitirá por escrito su decisión en torno a la demanda presentada por las Sanjuaneras de la Capital de San Juan contra la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV), relacionada a la prohibición para que el equipo pudiera sustituir en su plantilla a la refuerzo Destinee Hooker-Washington, previo al inicio de la serie final de la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF).

En otras palabras, habrá que esperar cuando menos hasta la próxima semana para conocer la determinación del magistrado Cuevas Ramos. En juego está conocer si la FPV y su liga de voleibol obraron bien o no al prohibirle al equipo de San Juan la sustitución de la refuerzo estadounidense, quien presentó prueba a su apoderado de que está en medio de un embarazo de alto riesgo, y que llevó al sexteto a solicitar un reemplazo ante el circuito, aunque sin éxito.

No obstante, Cuevas Ramos primero dilucidará si el tribunal tiene o no jurisdicción para atender este caso más allá de los procedimientos que se llevaron en los foros deportivos. Y si ese fuera el caso, estará por verse la suerte que correrá el reclamo de las Sanjuaneras y su apoderado Marcos M. Martínez, a quien solo le faltó agotar un recurso dentro del foro deportivo: el Tribunal de Arbitraje Deportivo del Comité Olímpico Internacional (COI) en Suiza.

Antes de que llegara la fecha para la vista de hoy, la FPV canceló la serie final y le otorgó el campeonato a las Criollas de Caguas, al tiempo que sancionó con un año de suspensión a todos los componentes de las Sanjuaneras de la Capital.

Tanto la FPV, representada hoy en la vista por los licenciados Joanna Bocanegra, José Marxuach y José Barea, como el Copur, cuyos abogados son Julio Eduardo Torres y Mario A. Rodríguez, presentaron hoy durante la vista, mociones por separado, de desestimación de la demanda, y así lo informó de entrada el juez Cuevas Ramos.

Estas mociones están basadas en aspectos jurisdiccionales, por lo cual es un asunto que tenemos que atender con prioridad”, decretó el juez al inicio de la vista, tras lo cual estableció el orden de los trabajos en sesión, comenzando por la parte demandante con su argumentación inicial sobre la demanda y lo que reclaman, seguida por la parte demandada argumentando sobre sus mociones de desestimación.

La vista se llevó a cabo mediante videoconferencia desde la Sala 904, y el juez Cuevas Ramos escuchó a todas las partes.

Entre las partes demandadas figuran no solo la FPV como ente rector de la LVSF, donde juegan las Sanjuaneras, sino también el Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur), como institución a la que está adscrita la federación.

Mientras, un representante legal de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres (OPM), el licenciado Richard García, tuvo su intervención concedida por el juez, por entender el abogado y la OPM que se trata de un caso de discrimen por género.

La parte demandante inició su ponencia segun dispuso el juez, y estuvo representada por lo licenciados Tatiana Vallescorbo Cuevas y Dennis Seilhamer Anadón.

Todo el conflicto comenzó cuando Martínez acudió sin éxito en primer lugar ante el director de torneo de la liga, Rafael Servera, pidiendo una sustituta por Hooker antes del inicio de la serie final ante las Criollas. Servera respondió a la petición formal con un “no ha lugar”, basado en el reglamento del organismo que solo se permitirán sustituciones de jugadoras importadas durante la postemporada, siempre y cuando se pueda probar médicamente que la jugadora de baja tiene una lesión legítima. No se considera lesión un embarazo, sin embargo San Juan alegó que en el caso de Hooker se trata de uno de alto riesgo, por lo que ameritaba un reemplazo.

Tras apelar sin éxito ante el presidente de la FPV, el doctor César Trabanco y luego ante el Tribunal Apelativo de Arbitraje Deportivo (TAAD) del Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur), Martínez entonces acudió al Tribunal de Primera Instancia para radicar, antes del inicio de la serie final, una demanda de interdicto preliminar, interdicto permanente y sentencia declaratoria. Buscaba que el Tribunal le ordenara a la liga que le permitiera realizar una sustitución por Hooker. El apoderado también amenazó con no presentar su equipo al primer juego, lo que cumplió y la liga procedió a confiscar el partido en favor de Caguas, antes de que la FPV terminara con confiscar y dar por terminada la final, al día siguiente, y decretar a las Criollas como campeonas.

💬Ver comentarios