El punto central de esta muestra es un mapa de Puerto Rico cubierto por pedazos de esquelas. (semisquare-x3)
El punto central de esta muestra es un mapa de Puerto Rico cubierto por pedazos de esquelas. (Luis Alcalá del Olmo)

La inconsistencia del gobierno en torno a la cifra de muertes provocadas por el azote del huracán María el año pasado sacudió el corazón del artista Antonio Martorell.

Durante un tiempo, analizó la información que aparecía en los medios de comunicación y revelaba el aumento de vidas perdidas a causa del fenómeno natural. Primero 16, luego 34 o 43, hasta que los dígitos aumentaron a aproximadamente 4,645 fallecimientos, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Harvard.

En su taller en La Playa de Ponce, junto a sus amigos y colaboradores, Martorell encontró la manera de desahogar su sentir sobre el tema armando su más reciente exposición “¿Qúeslaque?” “Es que la…”, que presenta hoy a partir de las 7:00 p.m. en el Taller de Fotoperiodismo en Puerta de Tierra.

El trabajo es una denuncia y una manera de darles voz a aquellos que perdieron la vida a causa del desastre, aunque las autoridades no lo hayan reconocido así.

Para esta muestra, Martorell utilizó como inspiración la esquela.

Empecé a delirar no en imágenes sino en palabras, jugando con palabra esquela. Es-que-la, ese tartamudeo que pretende explicar y no explica, que es lo que hace este gobierno”, explicó.

Además, Martorell se dio cuenta de que esquela termina en ELA (Estado Libre Asociado), una forma de gobierno que considera como “otro difunto”, y así siguió enlazando imágenes como términos: estela, escándalo, escondite, esqueleto esquizofrenia, esqueje, escombro, escarbar y otros que aparecen en el libro “Breve diccionario escatológico”, que creó. El punto central de esta muestra es un mapa de Puerto Rico cubierto por pedazos de esquelas que sirve de metáfora para afirmar el duelo colectivo, tanto por la pérdida física como por el sentir que dejó el manejo de la situación por parte de las autoridades.

La gran tragedia no es el huracán sino la mentira, el ocultamiento deliberado para encubrir o tratar de encubrir la irresponsabilidad gubernamental. La incapacidad para el manejo de una crisis de esta magnitud”, opinó.

Martorell también elaboró una serie de piezas en fieltro negro y pedazos de papel de esquela que simulan estelas, y una pared con números blancos que intentan contabilizar las vidas ausentes.

Mientras, un álbum de fotos vacío sirve para consignar la emigración masiva, que para Martorell es otro tipo de muerte que sufren las familias forzadas a separarse.

Como parte de la muestra, curada por Humberto Figueroa, el artista creó la serie de piezas “In Memóriam”, que estará a la venta para ayudar a restablecer los trabajos del Taller de Fotoperiodismo, cuya operación se ha visto afectada después de María.


💬Ver 0 comentarios