Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Es vital que el paciente se oriente adecuadamente con un farmacéutico si va a comprar suplementos o medicinas sin receta. (horizontal-x3)
(Shutterstock)

Cuando padeces de una enfermedad como diabetes, una parte importante de mantener controlados los niveles de azúcar en sangre estriba en la adherencia al tratamiento y en tomar los medicamentos recetados por el médico. De hecho, tomarlos incorrectamente puede causar descontrol de la enfermedad y problemas serios de salud. 

También es vital que el paciente se oriente adecuadamente con un farmacéutico si va a comprar suplementos o medicinas sin receta. Más que nada, porque pueden tener unos efectos en los niveles de glucosa en sangre.

Uno de los  ejemplos clásicos es el uso de jarabes para el catarro, indica la doctora Myriam Allende Vigo, profesora del Recinto de Ciencias Médicas y presidenta del Capítulo de Puerto Rico de la  American Association of Clinical Endocrinologists  (AACE).

“Lo que más se les dice a los pacientes con diabetes es que deben tener unas consideraciones con estos medicamentos ‘over the counter’ que son para el catarro, porque la mayoría tiene mucho contenido de azúcar y pueden aumentar los niveles de glucosa en sangre”, advierte la endocrinóloga, quien tiene práctica privada en Humacao.

Por eso recomienda que si vas a comprar algunos de ellos, consultes primero con el farmacéutico o tú médico para asegurarte que, dependiendo de tu condición, lo puedes usar o no. “Hay unos jarabes  para catarro que están diseñados específicamente para pacientes diabéticos”, agrega Allende.

De la misma forma, dice que hay otros medicamentos recetados que se utilizan en pacientes con diabetes que, en ciertas instancias, también pueden tener unas contraindicaciones. Uno de ellos es el metformin, uno de los  más utilizados en pacientes con diabetes tipo 2.

“Si el paciente desarrolla insuficiencia renal, hay que ajustarle la dosis de meftormin o incluso suspenderlo porque podría aumentar el riesgo de otra condición, la acidosis láctica, aunque es raro que eso pase”, advierte la especialista.

También menciona las estatinas, que se utilizan para disminuir el colesterol, debido a que algunas de ellas aumentan los niveles de glucosa, al igual que la “cortisona en todas sus modalidades”, que se utilizan para tratar asma y artritis, entre otras enfermedades. “Los corticoesteroides pueden aumentar los niveles de azúcar. Es una contraindicación, pero es relativa, porque no es que no lo puedan usar, es que en algunos casos, dependiendo de la dosis o del tiempo que lo tomen, les puede afectar sus niveles de glucosa”, explica Allende.

Además, hay otras medicinas recetadas para el control de la diabetes, como los inhibidores de DPP-4 o las inyecciones GLP1, que también hay que ajustarlas dependiendo de la función renal del paciente. “Lo importante es que, en esos casos, el médico tome en consideración qué puede usar o qué tiene que velar. Todo es cuestión del historial del paciente  y  darle el seguimiento necesario para ver si lo está afectando y decidir qué ajustes hay que hacer”, recomienda la endocrinóloga.


💬Ver 0 comentarios