Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Personas dejan flores en las afueras de la casa donde Marlen Ochoa-López fue asesinada. (AP)

Chicago - Giovanni López, el padre del recién nacido que fue arrancado del vientre de su madre en Chicago por dos mujeres que enfrentan cargos de homicidio, no quiere desconectar al bebé, que aunque se mantiene en estado crítico y con cerebro inactivo, abrió los ojos por primera vez el domingo.


💬Ver 0 comentarios