Inmigrantes que solicitaron asilo en Estados Unidos caminan en el centro de detención Centro Residencial para Familias South Texas. (AP/Eric Gay)

Los Ángeles - Más de 2,000 fieles participaron hoy en la "Misa en Reconocimiento de Todos los Inmigrantes", celebrada por el arzobispo de Los Ángeles, monseñor José Gómez, en la catedral de esta ciudad californiana.

Algunos de los fieles peregrinos que culminaron una marcha de 60 millas desde el condado de Orange llegaron a la plaza de la catedral con pancartas reclamando la "reforma de la inmigración", tema que el Congreso no ha tenido dentro de sus prioridades en los últimos años.

En el evento se pidió especialmente por las intenciones "de todos los inmigrantes".

"Estamos aquí para pedir especialmente el don de la paz y la unidad en este país. Desafortunadamente ahora muchos están sufriendo por falta de una reforma de inmigración", dijo el arzobispo en su homilía.

"La inmigración no es solo una cosa política, es algo espiritual. Es superar las barreras que a veces existen en le corazón humano y aceptar a las personas como son", destacó Gómez.

El prelado mexicano invocó el amor a Dios para superar el miedo e invitó a "pedir a Nuestra madre de Guadalupe que todos entendamos que somos hijos de Dios, que fuimos creados para vivir juntos como hermanos y hermanas, sin importa el idioma que hablamos o el país donde hemos nacido".

En la misa igualmente se veneraron las reliquias de San Junípero Serra, "el primer santo latino inmigrante", Santa Francisca Javier Cabrini, patrona de los inmigrantes, y del mexicano Santo Toribio Romo, que "protege a todos los inmigrantes que cruzan las fronteras".

Algunos de los cantos y peticiones de la ceremonia fueron entonados en lenguas como el español, el tagalo o el cantonés.

Antes del comienzo de la celebración eucarística, Daniela Luna, una inmigrante mexicana de 20 años, ofreció su testimonio de cómo llegó al país como una menor no acompañada para unirse a su madre en Los Ángeles.

Con el apoyo de algunas organizaciones pudo conseguir su residencia legal en este país.

La joven, que comenzó a ir a la universidad, este año pidió por una reforma migratoria que ayude a muchos jóvenes que han llegado a los Estados Unidos sin la compañía de sus padres y a todos aquellos que esperan una oportunidad para legalizar su permanencia en el país.

La celebración de hoy fue realizada con la colaboración de las diócesis de Orange, San Bernardino y San Diego.

La Archidiócesis de Los Ángeles es la más grande del país, con cerca de cinco millones de fieles de los condados de Los Ángeles, Santa Bárbara y Ventura


💬Ver 0 comentarios