Donald Trump saluda tras abandonar la Casa Blanca y poner rumbo a Florida. (horizontal-x3)
Donald Trump saluda poco antes de tomar un vuelo a Florida, donde pasará el fin de semana y donde se reunirá con un grupo de líderes de naciones del Caribe. (EFE/ Jim Lo Scalzo)

La crisis política y económica en Venezuela encabeza la agenda de la reunión del presidente Donald Trump este viernes con líderes del Caribe, una región en la que algunos países no han respaldado la exhortación de Estados Unidos para que el presidente Nicolás Maduro deje el poder.

Trump recibirá a los líderes de Jamaica, las Bahamas, Haití, la República Dominicana y Santa Lucía en su elegante club Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, para mostrar su respaldo a los países caribeños que respaldan una transición democrática en Venezuela. Tres de estas cinco naciones han denunciado a Maduro o se han unido a más de 50 países en reconocer a Juan Guaidó como el líder encargado legítimo de esa nación.

El gobierno de Trump considera que el gobierno de Maduro es una dictadura, y dice que fue reelegido en unos comicios ilegítimos. Estados Unidos ha sancionado a gran cantidad de altos funcionarios venezolanos y le ha prohibido a los bancos estadounidenses hacer negocios con Venezuela, lo que ha asfixiado financieramente al país sudamericano, cuya economía está destrozada. Millones de venezolanos se han ido en busca de mejores horizontes.

De acuerdo a la Agencia EFE, el primer ministro de Santa Lucía, Allen Chastanet, expresó su esperanza de que el encuentro con Trump sirva también como una oportunidad para profundizar en las relaciones entre Estados Unidos y el Caribe.

Además de la situación en Venezuela, otros temas a tratar en el junte serán "seguridad, energía, oportunidades de inversión y ampliación del comercio", señaló un breve comunicado de la oficina de Chastanet.

El encuentro había sido dado a conocer el martes por la Casa Blanca, al afirmar que el mandatario estadounidense "utilizará esta reunión como una oportunidad para agradecer a estos países su apoyo a la paz y la democracia en Venezuela".

Danilo Medina, presidente de República Dominicana; Hubert Minnis, primer ministro de Bahamas; Andrew Holness, primer ministro de Jamaica; y Jovenel Moïse, presidente de Haití; forman parte del grupo junto a Chastanet.

En el caso de Santa Lucía y Jamaica sus líderes han sido claros en que defienden el principio de no interferencia en Venezuela.

La mayoría de los líderes de la Comunidad del Caribe (Caricom) reiteraron su posición de "no interferencia" en los asuntos venezolanos en su reciente reunión interanual celebrada en San Kitts-Nevis el pasado mes.

A su vez se mostraron partidarios de buscar una solución pacíficaa la crisis venezolana.

En enero algunos líderes del Caricom se reunieron en Nueva York con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y expresaron su optimismo en que dicha organización ayudará a establecer una hoja de ruta hacia la paz en Venezuela.

La delegación estuvo encabezada por el primer ministro de San Kitts y Nevis Timothy Harris, y estuvo acompañado por su contraparte de Trinidad and Tobago, Keith Rowley, y de Barbados, la primera ministra Mia Mottley.



💬Ver 0 comentarios