El presidente estadounidense Joe Biden.
El presidente estadounidense Joe Biden. (Agencia EFE)

Washington - El presidente Joe Biden exigirá que los viajeros esenciales no residentes que crucen las fronteras terrestres de Estados Unidos, como camioneros, funcionarios gubernamentales y de respuesta a emergencias, estén completamente vacunados contra el COVID-19 a partir del 22 de enero, anunció la administración el martes.

Un alto funcionario de la administración dijo que el requisito, que la Casa Blanca anticipó en octubre, alinea las reglas para los viajeros esenciales con las que entraron en vigencia a principios de este mes para los viajeros de placer, cuando Estados Unidos reabrió sus fronteras a las personas completamente vacunadas.

Los viajeros esenciales que ingresen en ferry también deberán estar completamente vacunados para la misma fecha, dijo el funcionario, quien habló con The Associated Press bajo condición de anonimato.

Las reglas se refieren a ciudadanos no estadounidenses. Los ciudadanos estadounidenses y los residentes permanentes aún pueden ingresar a Estados Unidos independientemente de su estado de vacunación, pero enfrentan obstáculos de prueba adicionales porque los funcionarios creen que contraen y propagan COVID-19 más fácilmente y para alentarlos a vacunarse.

La administración de Biden impulsó el requisito para los viajeros esenciales a más de dos meses desde que entró en vigencia el 8 de noviembre para los visitantes no esenciales para evitar interrupciones, particularmente entre los conductores de camiones que son vitales para el comercio de América del Norte. Si bien la mayor parte del tráfico transfronterizo se cerró en los primeros días de la pandemia, los viajeros esenciales han podido transitar sin obstáculos.

Esta fecha límite para los trabajadores esenciales es posterior al que tienen las grandes empresas para requerirle a sus empleados que se vacunen o sean examinados semanalmente, según una regulación de emergencia emitida por la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional. Esa regla ahora está retrasada por litigios, pero la Casa Blanca ha alentado a las empresas a implementar sus propios mandatos independientemente del requisito federal con el objetivo de impulsar la vacunación.

Aproximadamente 47 millones de adultos en los Estados Unidos permanecen sin vacunar, según cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

💬Ver comentarios